Actualización de los Criterios de McDonald para un mejor diagnóstico de la esclerosis múltiple

Como todos sabemos, la Esclerosis Múltiple es difícil de diagnosticar. Dicho de otra manera, es fácil hacer un diagnóstico erróneo.

 

No existe una única prueba para diagnosticar la esclerosis múltiple. Los neurólogos utilizan sus exámenes clínicos, el historial médico del paciente y las pruebas de laboratorio. También se basan en imágenes de resonancia magnética del cerebro y, a veces, de la médula espinal. Estas pruebas pretenden descartar otras causas posibles de los síntomas neurológicos de una persona y recopilar datos que apuntarían a un diagnóstico de EM. Si parece probable que se trate de EM, se puede solicitar una punción lumbar como confirmación adicional.

Todas estas pruebas se llevan a cabo bajo un protocolo llamado Criterios de McDonald. Éste se aplica principalmente cuando un paciente experimenta lo que los médicos llaman el síndrome clínico aislado (CIS), que es la aparición de síntomas neurológicos que son típicos de la EM en una persona que no ha sido diagnosticada de EM.

Con la esperanza de acelerar el proceso de diagnóstico y mejorar su precisión, los Criterios de McDonald han sido actualizados recientemente. Los cambios básicos, publicados en la revista The Lancet Neurology, incluyen que se disminuya el umbral a la hora de ordenar una punción lumbar y que se permita que los médicos consideren que las lesiones detectadas en la resonancia magnética (RM) están causadas por la EM, a pesar de que no haya realmente síntomas físicos.

 

Revisión de los Criterios de McDonald

La revisión ha sido realizada por un comité de 30 expertos internacionales en EM, quienes destacan que la EM es mejor diagnosticada si es por parte de un médico con experiencia en EM, con el apoyo de imágenes y otras pruebas. Los expertos recomiendan que se obtenga una RM cerebral, si es posible, durante el proceso de diagnóstico de la EM. También se debe obtener una RM espinal cuando se necesiten datos adicionales para confirmar el diagnóstico.

Por consiguiente, de acuerdo con los Criterios de McDonald actualizados, estos son los puntos principales a considerar al hacer un diagnóstico de esclerosis múltiple:

  • Bandas oligoclonales: son bandas de proteínas que están relacionadas con la inflamación en el sistema nervioso central. La detección de bandas oligoclonales en el líquido cefalorraquídeo pueden ahora sustituir, al hacer el diagnóstico, la detección de lesiones en la columna vertebral mediante múltiples resonancias magnéticas.
  • Tipos de lesiones: tanto las lesiones de RM asintomáticas, como ahora también las sintomáticas, pueden utilizarse para determinar si las lesiones han aparecido tanto en el espacio como en el tiempo. («En el espacio» es una indicación de daño en más de un punto del sistema nervioso. «En el tiempo» indica que se ha producido daño más de una vez).
  • Lugar de las lesiones: se han agregado lesiones corticales en el cerebro a las lesiones yuxtacorticales (al lado del córtex cerebral) para su uso en el cumplimiento de los criterios de RM para la diseminación de lesiones en el espacio.
  • Una consideración esencial del diagnóstico debe ser que no hay una mejor explicación para los síntomas y los resultados de las pruebas que un diagnóstico de EM.

El comité también recomienda:

  • Cuando se usa líquido cefalorraquídeo como parte del proceso de diagnóstico, éste debe ser comparado con una muestra de sangre para confirmar que las bandas oligoclonales solo aparecen en el líquido cefalorraquídeo. En caso que estas también aparezcan en la sangre, no es apropiado un diagnóstico de EM.
  • Se puede hacer un diagnóstico de EM sin tener que indicar si el curso de la enfermedad está activo o no, y si es progresivo o no. El tipo y el curso de la enfermedad se deben volver a evaluar periódicamente.

Estas recomendaciones se detallan en un comunicado de prensa de la National MS Society (NMSS).

 

Hay personas que dicen haber sido diagnosticadas a los 19 o 20 años, pero «que ya sabían años antes que tenían EM». Las investigaciones sugieren que el diagnóstico tardío o el diagnóstico erróneo no es infrecuente. Según el comunicado de prensa de la NMSS, «si un individuo no presenta síntomas tempranos similares a la EM, o es miembro de una población en la que la EM es menos común (como niños, personas mayores o poblaciones no blancas) ), las pruebas adicionales pueden ayudar a reunir evidencia adicional necesaria para confirmar si la persona realmente tiene esclerosis múltiple u otra patología que pueda requerir un tratamiento y seguimiento diferente «.

Realizar estas pruebas de forma más rápida y precisa debería conducir a un tratamiento más rápido y mejor. La revisión de los Criterios de McDonald es un intento de facilitar este proceso.

 

 


 

Fuente original:  Diagnosing MS Faster and Better, Multiple Sclerosis News Today

Noticias relacionadas: