Andrografólido: un nuevo candidato para tratar la esclerosis múltiple progresiva

Este compuesto natural, el andrografólido, parece frenar la progresión de la enfermedad en pacientes con esclerosis múltiple primaria progresiva y secundaria progresiva

Andrografólido es el nombre de una molécula que se extrae de la planta Andrographis paniculata, también conocida como Androgra, que se ha utilizado en la medicina tradicional india. Esta planta es conocida por sus propiedades anti-inflamatorias, inmunomoduladoras y neuroprotectoras. El Andrografólido es el principal componente activo de la planta, y está siendo objeto de múltiples estudios biomédicos.

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España.
Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

Ahora, una investigación de la Pontificia Universidad Católica de Chile y de la Universidad Austral de Chile han publicado un estudio en el que el andrografólido ha demostrado propiedades que retrasan la evolución de la esclerosis múltiple en sus variantes progresivas no activas.

La esclerosis múltiple progresiva puede ser de dos tipos, primara progresiva -en la que la enfermedad avanza gradualmente sin brotes- y secundaria progresiva, cuando la enfermedad presenta brotes. En ambos casos se puede clasificar como activa o no activa, dependiendo de si existen inflamaciones en el sistema nervioso central.

Para estos tipos de esclerosis múltiple se han aprobado recientemente dos fármacos (siponomod y ocrelizumab), pero se sigue investigando si moléculas aisladas de hierbas concretas pueden ser útiles como tratamientos complementarios.

Es el caso del andrografólido, que en estudios con animales ha demostrado que tiene propiedades que reducen la inflamación, mitigan la neurotoxicidad de las células, reducen la discapacidad cognitiva y aumentan el número de neuronas.

Para comprobar sus efectos en personas con esclerosis múltiple, esta investigación ha contado con la participación de 44 adultos con las variedades progresivas de la enfermedad; todos ellos presentaban la enfermedad en forma no activa.

Los resultados son preliminares, pero se ha podido comprobar que las personas tratadas con andrografólido presentaban hasta un 75 % menos de atrofia cerebral. Además, el porcentaje de participantes que experimentó un empeoramiento también ha sido un 10 % inferior gracias a esta molécula.

Los investigadores consideran que en general este compuesto se tolera correctamente y tiene un gran potencial para reducir el avance de la enfermedad; tanto a nivel cerebral como de discapacidad. Nuevos estudios serán necesarios para comprobar la eficacia a mayor escala de esta molécula, por lo que es fundamental impulsar la investigación.

 

Fuente: Multiple Sclerosis News Today. Artículo original: BMC Neurology. Imagen: J.M. Garg.