El rol de la nutrición en la esclerosis múltiple

La base de la dieta para las personas afectadas de esclerosis múltiple es una alimentación equilibrada y variada.

 

La esclerosis múltiple es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central para la que no se ha descrito una dieta específica. Una alimentación equilibrada y variada – la que se conoce por “dieta mediterránea”, rica en fruta, verduras, legumbres y pescado – será la base de la dieta para las personas afectadas.

Las recomendaciones establecidas en las guías establecen que un consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 puede tener un efecto beneficioso en la prevención de la esclerosis múltiple. Los niveles de vitamina D deberán ser controlados, pues se ha relacionado bajo consumo y bajos niveles de vitamina D con un mayor riesgo de esclerosis múltiple.

El consumo de fibra dietética procedente de los alimentos tiene un efecto beneficioso sobre la microbiota intestinal, que producirá también un efecto inmunomodulador.

Los trastornos de la deglución (disfagia) pueden afectar entre un 30-40% de los pacientes, y deben ser valorados periódicamente para poder establecer las recomendaciones más adecuadas en cada momento evolutivo.

 

Fundación GAEM no es responsable de la información y opinión de los expertos que colaboran de forma desinteresada con el portal ‘EM en línea’. Éstas reflejan exclusivamente su visión personal, que en ningún caso debe ser considerada como opinión o responsabilidad de Fundación GAEM. (Aviso legal)