Rehabilitación en la EM

La esclerosis múltiple (EM) presenta unas características particulares a la hora de abordar el tratamiento rehabilitador, dado que es una enfermedad crónica heterogénea y con un curso fluctuante. Dicha rehabilitación debe ser integral y abarcar los distintos aspectos que pueden verse afectados por la enfermedad (los aspectos motores, el equilibrio, aspectos cognitivos, la fatiga, la alteración esfinteriana, la espasticidad …).

Es difícil de valorar la eficacia del tratamiento rehabilitador en enfermedades crónicas como la EM, pero diferentes estudios parecen indicar que se puede conseguir una mejoría en la discapacidad y la calidad de vida, más que cambios en el déficit. Es necesario un seguimiento periódico de los pacientes con EM para establecer objetivos rehabilitadores concretos de acuerdo con los cambios del paciente.
Por otra parte, pacientes y profesionales tiene que reclamar que en los planes sanitarios sobre la enfermedad no sólo se tenga en cuenta los fármacos moduladores de la EM, sino aquellas técnicas y tratamientos sintomáticos que aporten una mejoría en la calidad de vida, con un abordaje multidisciplinar.