El consumo elevado de café puede reducir el riesgo de esclerosis múltiple

Investigadores del Instituto Karolinska (Suecia) han visto que el consumo elevado de café al día –de más de 900 mililitros o unas seis tazas– puede asociarse a un menor riesgo de esclerosis múltiple, según los resultados de un estudio publicado en la revista ‘Journal of Neurology Neurosurgery & Psychiatry’. La cafeína, un estimulante del sistema nervioso central, tiene propiedades neuroprotectoras y consigue suprimir la producción de sustancias químicas implicadas en la respuesta inflamatoria, lo que podría explicar esta relación, según los autores del estudio. Los investigadores basan sus conclusiones en dos estudios de poblaciones representativas, uno en Suecia con 1.620 adultos con esclerosis múltiple y un grupo control con 2.788 participantes, ajustando los datos por edad y sexo; y otro en Estados Unidos que incluyó a 1.159 pacientes con esclerosis múltiple y 1.172 personas sanas. En ambos trabajos se preguntó a los participantes por su consumo de café. Así, en el estudio sueco se les pidió que cuantificaran las tazas que bebían a diario y durante diferentes etapas, midiendo el consumo desde que tenían entre 15 y 19 años hasta que tenían más de 40 años. Mientras que en el estudio realizado en Estados Unidos se les preguntó por su consumo máximo diario, y los que dijeron que bebían una o más tazas se les pidió que recordaran qué edad tenían cuando comenzaron a beber café regularmente. Los investigadores utilizaron toda esta información para estimar el consumo de café de los participantes antes de que comenzaran los síntomas de la esclerosis múltiple y lo compararon con el de los participantes sanos. Así, los resultados mostraron que en ambos estudios el riesgo de esclerosis múltiple fue consistentemente más alto entre quienes a diario bebían menos café, incluso después de tener en cuenta algunos factores que pueden influir en la aparición de la enfermedad, como el tabaco o el peso en la adolescencia. En el estudio en Suecia, el consumo de café se asoció a un menor riesgo de esclerosis múltiple tanto al inicio de los síntomas como de cinco a diez años antes, con un riesgo entre un 28 y 30 por ciento menor en quienes tomaban a diario más de seis tazas de café. CUANTO MÁS BEBÍAN, MENOR ERA EL RIESGO Unos resultados similares se encontraron en el estudio llevado a cabo en Estados, Unidos, ya que el riesgo fue entre un 26 y 31 por ciento menor entre quienes consumían una media de 948 mililitros diarios cinco años antes y cuando debutaron los síntomas, frente a quienes no bebían café. Y cuanto mayor era la ingesta de café, menor era el riesgo, según vieron. Los autores reconocen que se trata de un estudio observacional por lo que no se pueden extraer conclusiones definitivas sobre una relación causa-efecto, si bien respaldan los trabajos realizados con animales que apuntan a posibles efectos protectores de la cafeína en ésta patología, al igual que en otras enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson. En un editorial relacionado, los doctores Elaine Kingwell y José María Andreas Wijnands, de la Facultad de Medicina de la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá), aseguran que los resultados de estudios anteriores relacionados con este tema habían sido inconsistentes. “A pesar de que aún no se ha demostrado si el consumo de café puede prevenir el desarrollo de la esclerosis múltiple, los resultados de estos análisis a fondo se suman a la creciente evidencia de los efectos beneficiosos del café para la salud”, defienden. Fuente original: Eleconomista.es Researchers at the Karolinska Institute (Sweden) have seen that high consumption of coffee a day –of more than 900 milliliters or about six tazas– may be associated with a lower risk of multiple sclerosis, according to results of a study published in the journal ‘Journal of Neurology Neurosurgery & Psychiatry. Caffeine, a stimulant of the central nervous system, has neuroprotective properties and gets suppress the production of chemicals involved in the inflammatory response, which could explain this relationship, the authors of the study. The researchers base their findings in two studies of representative populations, one in Sweden with 1,620 adults with multiple sclerosis and a control group with 2,788 participants, adjusting the data by age and sex; and another in the United States that included 1,159 MS patients and 1,172 healthy people. In both studies participants were asked about their coffee consumption. Thus, in the Swedish study they were asked to quantify drinking cups daily and during different stages, measuring consumption since they were between 15 and 19 years until they were over 40 years. While in the US study they were asked for their maximum daily intake, and those who said they drank one or more cups were asked to remember how old they were when they started drinking coffee regularly. The researchers used this information to estimate the consumption of coffee participants before they started the symptoms of multiple sclerosis and compared with healthy participants. Thus, the results showed that in both studies the risk of multiple sclerosis was consistently higher among those who daily drank less coffee, even after taking into account some factors that can influence the onset of the disease, such as snuff or weight in adolescence. In the Swedish study, coffee consumption to a reduced risk of multiple sclerosis was associated with both the onset of symptoms as five to ten years earlier with a risk between 28 and 30 percent lower in those taking daily more six cups of coffee. THE MORE DRUNK, LOWER WAS THE RISK Similar results are found in the study conducted in the United, States, since the risk was between 26 and 31 percent lower among those who consumed an average of 948 milliliters per day five years earlier and when debuted symptoms compared to those who they drank no coffee. And the higher the intake of coffee, the lower the risk, as they saw it. The authors acknowledge that this is an observational study so that you can not draw definitive conclusions about cause-and-effect, while supporting the…