El invierno y su impacto en las personas afectadas de esclerosis múltiple

¿Afecta el invierno a las personas que tienen esclerosis múltiple?

Los cambios de temperatura pueden afectar algunos síntomas que experimentan las personas con esclerosis múltiple (EM.) Las temperaturas más frías pueden tener un efecto sobre los nervios y la actividad muscular, provocando dolor y problemas de movilidad que incluyen calambres, rigidez y espasticidad. En determinados casos, el cambio de temperatura puede provocar dificultades para caminar o para utilizar las manos.

El resfriado también puede empeorar el llamado abrazo de esclerosis múltiple. Esta es una sensación de agarre alrededor del torso causada por la espasticidad de los músculos pequeños situados entre las costillas. Se aconseja a los pacientes con EM es vestirse en capas y mantenerse abrigado bebiendo bebidas calientes, pero es esencial no subir demasiado la temperatura interior, ya que el calor excesivo puede exacerbar la EM.

 

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España. Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

 

El calor también puede tener un impacto en las personas con EM, ya que a menudo pueden experimentar un empeoramiento temporal de sus síntomas en climas cálidos. Los síntomas comunes provocados por el calor incluyen fatiga, visión borrosa, temblores, debilidad y problemas cognitivos. Por lo tanto, es importante mantenerse abrigado durante el invierno, pero tratando de encontrar un punto medio adecuado.

La actividad de la enfermedad también puede verse afectada por las estaciones. Un número creciente de estudios ha abordado la importancia de los factores ambientales en la EM para la actividad en curso de la enfermedad establecida, y en algunos estudios se ha demostrado la influencia de la variación estacional en las recaídas. Por lo general, se han observado tasas más altas de actividad de recaída entre las personas con EM en los meses de primavera y verano, independientemente del lugar de residencia (latitud).

Además, en un gran estudio basado en la población del norte de Europa que abarcó una década, se observó un patrón estacional en los eventos de EM, con un pico a fines de la primavera y principios del verano, y una disminución a fines del verano. Este patrón fue más evidente en pacientes más jóvenes con esclerosis múltiple remitente recurrente (EMRR), y se asoció con horas de sol al mes.

Los patrones estacionales de los brotes y síntomas de EM son muy complejos y multifactoriales. Un estudio reciente en más de 13 000 pacientes daneses con EMRR tratados con DMT (tratamiento modificador de la enfermedad) observó un número significativamente menor de recaídas en julio. Estas diferencias estacionales en las tasas de recaída resaltan los efectos críticos de los factores ambientales en el desarrollo y expresión de la enfermedad.

 

 

Noticia traducida de artículo original de EMSP.org