El triple golpe de efecto de la investigación en Esclerosis Múltiple

Gracias a la investigación en Esclerosis Múltiple, ahora ya conocemos lo necesario sobre esta enfermedad para saber qué debemos hacer para detenerla

 

Hoy en día los científicos trabajan en tres formas de abordar la Esclerosis Múltiple (EM):

  • detener el daño producido por el sistema inmunitario
  • promover la reparación de la mielina
  • proteger los nervios de este daño

Aún no lo hemos conseguido, pero creemos que si logramos estos objetivos, podremos detener la EM.

 

¿ Qué es lo que no funciona en la Esclerosis Múltiple ?

En la Esclerosis Múltiple, las células inmunes atacan (respuesta autoinmune) la capa protectora de mielina que cubre nuestras neuronas.

La mielina es producida por unas células del sistema nervioso central llamadas oligodendrocitos, que envuelven los axones de las neuronas para generar la vaina protectora de mielina. Ésta aumenta la velocidad a la que el impulso nervioso viaja a lo largo de los axones. La mielina juega un papel vital en el buen funcionamiento de los nervios, a la vez que los protege.

Cuando la mielina se ve dañada, la transmisión del mensaje nervioso se dificulta o se detiene del todo. Esto es lo que causa los síntomas de la Esclerosis Múltiple.

 

Primer paso: Detener el daño de inmediato

Para detener la esclerosis múltiple de forma temprana debemos evitar que nuestro sistema inmunológico dañe la mielina.

Ha habido un progreso increíble en esta área de investigación en esclerosis múltiple que ha permitido que actualmente dispongamos de 12 terapias modificadoras de la enfermedad para la esclerosis múltiple recidivante que ayudan a hacerlo posible.

Los investigadores también están evaluando los beneficios del trasplante de células madre, cuyo objetivo es evitar que el sistema inmune ataque a la mielina.

Empezamos a ver también un progreso en la investigación del sistema inmune para la esclerosis múltiple progresiva.

El año pasado, se demostró que un tratamiento llamado Ocrelizumab retrasaba la progresión en la EM primaria progresiva. Y los últimos resultados del fármaco Siponimod parecen prometedores para la EM secundaria progresiva. Pero estos fármacos no podrán ser de ninguna ayuda si ya se ha producido un daño permanente en la fibra nerviosa.

 

Segundo paso: Reparar la mielina

Nuestros cuerpos tienen una sorprendente capacidad para reparar la mielina y hacer que los nervios vuelvan a funcionar correctamente. Pero este proceso de reparación en la EM se vuelve menos efectivo con el tiempo y no funciona tan bien como debería.

Los investigadores están descubriendo nuevas formas para regenerar la mielina; cada descubrimiento brinda nuevas oportunidades para desarrollar nuevos tratamientos de reparación de la mielina que podrían ser efectivos para cualquier afectado de EM.

 

Tercer paso: Proteger los nervios del daño

Necesitamos asegurarnos que nuestros nervios estén bien, sanos y protegidos del daño. Y esto es aún más importante si no hay mielina.

Los expertos están utilizando su conocimiento de los nervios para diseñar nuevas formas de mantenerlos vivos y saludables. Su objetivo es encontrar tratamientos que puedan prevenir la pérdida de fibras nerviosas, lo que contribuiría retrasar o detener la progresión de la Esclerosis Múltiple.

 


 

Leer la noticia completa de MS Society: «The research triple whammy that will stop MS»

Información complementaria relacionada: «Una mirada al sistema nervioso desde la esclerosis múltiple / El funcionamiento del sistema nervioso»