La EMtrevista: El desarrollo de la ciencia se debe vivir como algo que es de todos

Montserrat Capdevila Freixas, responsable de investigación del Área de Investigación y Estrategia de la Fundación Bancaria «la Caixa», nos habla sobre el compromiso y las acciones de esta entidad en el ámbito de la ciencia y la investigación.

Montserrat, por qué esta Área de Investigación y Estrategia en el seno de la Fundación Bancaria «la Caixa», que es una entidad bancaria?

Dentro de su compromiso social, la Fundación «la Caixa» ya inició a principios del siglo XX una acción directa en el área de hospitales y de enfermería, con la atención a pacientes y enfermos. Más adelante se creó IrsiCaixa, un instituto de renombre internacional para la investigación del SIDA. Actualmente el apoyo a la investigación de excelencia es uno de los pilares del Plan Estratégico de la Fundación Bancaria «la Caixa».

¿En qué áreas trabaja?

En cuanto al apoyo a entidades y proyectos de investigación, todos ellas relacionadas con las patologías que son principales causas de enfermedad y mortalidad en el mundo. Son oncología, cardiovascular, neurociencias y enfermedades infecciosas.

¿Por qué las enfermedades neurológicas?

Enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, el Alzheimer, la Esclerosis Múltiple o la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) son, en países que han logrado una alta esperanza de vida, las que causan más incapacitación, y tienen al mismo tiempo un elevado coste sanitario. En el mundo hay unos 47 millones de personas que sufren demencia, con 10 millones de casos nuevos cada año, lo que supone la séptima causa de muerte en el mundo.

Vosotros que estáis en relación con entidades científicas de todo el mundo, ¿como veis la ciencia en España?

Mira, hace veinte años, España estaba a la cola de Europa en temas científicos, hoy en día estamos entre los primeros países del mundo en cuanto a producción científica. El salto que se ha hecho es importante.

Según el informe European Innovation Scoreboard 2016 (EIS), España cuenta con infraestructuras pioneras, centros de investigación y profesionales de primer orden, lo que supone una valiosísima fuente de conocimiento para generar riqueza. Pero tiene una asignatura pendiente: su valoración y comercialización. Se genera así la paradoja de que el país, a pesar de estas infraestructuras de primer nivel, aunque está situado en el puesto 21 de la Unión Europea en innovación.

En Cataluña, bajo la inspiración del Andreu Mas-Colell, se decidió impulsar hace unos años una economía basada en el conocimiento, esto ha hecho que Barcelona tenga hoy muchas sedes de investigación y sea considerada internacionalmente como un polo científico importante.

¿Qué se hace desde la Obra Social «la Caixa» para impulsar concretamente la investigación y la innovación?

Por un lado tenemos programas de becas, como Inphinit o Leader, dirigidos a incorporar en los mejores centros de investigación españoles jóvenes investigadores internacionales; y apoyamos centros de investigación e investigaciones que consideramos que son importantes para hacer avanzar la investigación para encontrar curación de enfermedades, como la que está impulsando Fundación GAEM al IDIBAPS / Hospital Clínico, entre otros.

En el ámbito de innovación y transferencia tenemos también varios programas. CaixaImpulse, por ejemplo, apoya el desarrollo de licencias, patentes, spin-offs y la formación en innovación de equipos científicos. Y desde Caixa Capital Risc invierte en estadios más avanzados y proyectos más maduros.

Montserrat, como doctora en biofísica, está claro que tienes una vocación por la ciencia, ¿qué es lo que más te gusta de tu trabajo como responsable del Área de Investigación y Estrategia de la Obra Social «la Caixa»?

Yo me ocupo de coordinar el equipo de investigación y de ir siguiendo el desarrollo de los proyectos y verificar que se alcanzan los objetivos.

Y lo que más me gusta … ¡es el contacto con el mundo científico!

Para finalizar, ¿qué crees que debería ser la participación ciudadana en la investigación y la innovación?

Mucho mayor que ahora. El desarrollo de la ciencia debe ser vivido como algo de todos.

En Estados Unidos, el Reino Unido, que es el primer país europeo en investigación e innovación, la participación del estado es más pequeña que en España y sin embargo tienen presupuestos mucho más elevados para la ciencia y la investigación gracias a la concienciación ì las aportaciones de la ciudadanía. Los grandes centros de investigación, las universidades, reciben numerosas donaciones privadas, grandes y pequeñas. La gente tiene claro que su aportación cuenta en estos proyectos y participa. Esta es la mentalidad que también debemos impulsar en nuestro país.