La inflamación en esclerosis múltiple puede cambiar el destino de las células reparadoras de la mielina y promover ataques inmunes

Según datos demostrados en un estudio preclínico, la inflamación cerebral en la esclerosis múltiple (EM) secuestra las células inmaduras de reparación de mielina, inhibiendo la restauración de la mielina, y promoviendo la inflamación sostenida y, por lo tanto, los ataques inmunes contra la mielina.

 

El estudio, denominado “Las células precursoras de oligodendrocitos presentan antígeno y son dianas citotóxicas en la desmielinización inflamatoria”, financiado en parte por la National MS Society, destaca las células reparadoras de la mielina inmaduras y sus procesos inflamatorios/ inmunes como nuevas potenciales dianas terapéuticas para la Esclerosis múltiple.

Las fibras nerviosas están rodeadas por una vaina protectora de mielina que permite que las señales eléctricas se transmitan rápidamente por todo el cuerpo. Tras el daño a la mielina en el cerebro, las células madre inmaduras llamadas células precursoras de oligodendrocitos viajan al sitio de la lesión, donde maduran y se convertirán en oligodendrocitos que producirán células capaces de restaurar la vaina de mielina.

En las personas con esclerosis múltiple, el propio sistema inmune del cuerpo reconoce erróneamente la mielina como una molécula extraña y la ataca, causando inflamación y daño a las células nerviosas del cerebro. Además, el proceso de reparación de la mielina se ve afectado en personas con Esclerosis múltiple.

Se está investigando cada vez más el desarrollo de enfoques terapéuticos para reclutar oligodendrocitos para los lugares dónde la mielina ha sufrido el daño y poder hacerlos llegar a la conexión dañada. Esto promovería la reparación de la vaina de mielina y detendría o retrasaría el daño cerebral asociado con la Esclerosis múltiple.

Sin embargo, investigadores de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins y colaboradores han descubierto que las señales pro inflamatorias en los lugares dónde se producen las lesiones, están impidiendo la maduración de oligodendrocitos en células productoras de mielina y en su lugar las están convirtiendo en células inmunes y por consiguiente, propagando los ataques contra la mielina.

En ensayos clínicos con ratones afectados de esclerosis múltiple, los investigadores encontraron que, con la introducción de células T (un tipo de célula inmune implicada en el reconocimiento y la lucha contra las moléculas extrañas), se redujo el número de oligodendrocitos en el cerebro.

Estos efectos dependían de la producción de células T de IFN-gamma, una molécula pro inflamatoria asociada al desarrollo de la Esclerosis múltiple.

 

Existen otros estudios que dan explicación a la relación existente entre las células T de IFN-gamma, la muerte de los oligodendrocitos y la reparación de la mielina asociada a la esclerosis múltiple. Los investigadores encontraron que el IFN-gamma promovía un aumento en la actividad de varios genes asociados con funciones inmunes específicas en los oligodendrocitos. Este aumento de actividad impide a las células su conversión en oligodendrocitos.

Es importante destacar que las células IFN-gamma también estimulan a los oligodendrocitos a actuar como células inmunes que ingieren otras células o moléculas y las presentan a las células T para inducir reacciones inmunes contra ellas en un proceso llamado presentación de antígenos. En estas condiciones, los oligodendrocitos activan un tipo específico de célula T conocida como células CD8+, presentando moléculas de mielina o antígenos. Esta activación de las células T provoca nuevas respuestas inflamatorias e inmunitarias contra la mielina, pero también provoca la muerte de estos oligodendrocitos.

Al comparar el tejido cerebral de personas con y sin esclerosis múltiple después de su muerte, el equipo encontró que los oligodendrocitos encontrados en las lesiones de la mielina de los pacientes con EM mostraban niveles elevados de PSMB8 (complejo proteico asociado con las funciones inmunes) y la presencia de antígenos, en comparación con áreas sin lesiones o con el tejido cerebral de personas no afectadas.

Esta observación sugiere que los oligodendrocitos, en las lesiones de mielina en pacientes con EM, pueden modificar su destino, pasando de oligodendrocitos a células que presentan antígenos. Eso promueve una mayor inflamación, pérdida de mielina y daño celular.

«Sugerimos que los oligodendrocitos en un sistema nervioso central inflamado pueden no sólo no facilitar la remielinización, sino que en realidad podrían propagar la inflamación crónica», han concluido los investigadores.

El equipo investigador planteó la hipótesis de que, en un entorno normal, los oligodendrocitos podrían tener la posibilidad de actuar como células presentadoras de antígenos para ayudar a promover respuestas inmunes contra infecciones en el cerebro.

Se ha observado que las moléculas de focalización implicadas en el cambio de destino de los oligodendrocitos, como el complejo proteico PSMB8, pueden promover su maduración en oligodendrocitos productores de mielina. Esto podría suprimir la inflamación mediada por oligodendrocitos y la muerte de oligodendrocitos por células CD8+, restaurando así los procesos de reparación de la mielina.

Como conclusión, este estudio ofrece nuevas perspectivas sobre los mecanismos que pueden subyacer a la inadecuada reparación de la mielina que ocurre en la esclerosis múltiple y abre nuevas posibilidades para encontrar maneras de reducir la inflamación en curso y restaurar la mielina.

 

Fuente : Multiple Sclerosis News Today. Inflammation Hijacks Myelin Repair Cells to Promote Immune Attacks, Study Shows

 

Artículos relacionados

 

https://fundaciongaem.org/remielinizacion-esclerosis-multiple/

 

https://fundaciongaem.org/colesterol-de-la-mielina-reparacion-neuronal-esclerosis-multiple/