La investigación trae esperanza frente a la COVID-19

Un ensayo clínico demuestra que remdesivir acelera la recuperación de la COVID-19 y reduce su mortalidad

La investigación biomédica se ha demostrado como la única solución ante la pandemia de coronavirus. Gracias a una investigación internacional se ha podido comprobar la eficacia de remdesivir (un retroviral desarrollado contra el ébola) como tratamiento contra la COVID-19. Se trata del primer ensayo clínico de rigor científico que demuestra la eficacia de un tratamiento contra el coronavirus; poniendo en relieve la importancia de la cooperación en la investigación.

Los pacientes que han participado en este ensayo han tenido un tiempo de recuperación un 31 % inferior que los que recibieron placebo, con un tiempo medio de 11 días. Remdesivir también se ha demostrado efectivo reduciendo la mortalidad de los contagiados, reduciéndola del 11 % al 8 %.

En el estudio, que está siendo coordinado desde Estados Unidos, han participado 68 centros hospitalarios de todo el mundo; en España ha sido coordinado por el Hospital Germans Trias. Roger Paredes, responsable de la coordinación del estudio en España ha destacado los avances que supone esta noticia: »Es un avance muy significativo en el conocimiento de la enfermedad y pone en valor la importancia de la investigación clínica de nuestros centros, que una vez más han demostrado capacidad y agilidad para dar respuestas con base científica en muy poco tiempo».

Estados Unidos tiene previsto autorizar remdesivir como tratamiento de la COVID-19 próximamente, dados los resultados de este estudio, en el que han participado 1.063 pacientes. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de EE.UU ha apuntado que a medida que más personas, centros e investigadores se sumen a la búsqueda de tratamientos y vacunas contra el coronavirus, los resultados serán mejores.

La misma situación ocurre con las personas afectadas de esclerosis múltiple, más de 2.5 millones en todo el mundo, que ha día de hoy no conocen la causa ni una cura para la enfermedad. Tal y como ocurre con la COVID-19, tan solo la investigación, con el apoyo de miles de personas, será capaz de ofrecer esperanza en esta situación.

 

Fuente: La Vanguardia y La Vanguardia. Imagen: NCI.