¿Necesitan las personas con esclerosis múltiple una tercera vacuna?

En Estados Unidos se ha aprobado una tercera inyección de la vacuna COVID-19 para las personas inmunodeprimidas, condición que no comparten todas las personas afectadas de esclerosis múltiple

Las autoridades sanitarias de EE.UU. consideran que las personas con sistemas inmunitarios comprometidos “pueden beneficiarse de una dosis adicional para asegurarse de que tienen suficiente protección contra COVID-19 «. Sin embargo, no se menciona específicamente la esclerosis múltiple, y no todas las personas con esclerosis múltiple (EM) tienen el sistema inmunológico comprometido.

Las autoridades sanitarias enfatizan la importancia de una tercera inyección particularmente para los receptores de trasplantes de órganos, los receptores de trasplantes de células madre, los pacientes que reciben tratamiento contra el cáncer, las personas con VIH y otros.

Por sí sola, la EM no inhibe el sistema inmunológico. De hecho, es todo lo contrario. La EM hace que el sistema inmunológico se acelere, estimulando las células que atacan partes del sistema nervioso. Sin embargo, varias terapias modificadoras de la enfermedad (DMT) suprimen el sistema inmunológico, es la forma en que detienen esos ataques celulares.

Cuando se habla de recomendar una tercera inyección de la vacuna COVID-19 para las personas con EM, se refiere a las personas cuyo sistema inmunológico está inhibido por uno de estos DMT.

 

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España. Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

 

Para las personas inmunodeprimidas, una tercera inyección no es realmente un refuerzo, lo sería para las personas cuya inmunidad se ha disipado con el tiempo. Las personas inmunodeprimidas no estaban suficientemente protegidas en primer lugar por las dos inyecciones iniciales.

Los DMT inmunosupresores incluyen Lemtrada (alemtuzumab), Mavenclad (cladribina), Gilenya (fingolimod), Ocrevus (ocrelizumab) y rituximab. Es importante comprender que cada uno de estos DMT suprime el sistema inmunológico de manera un poco diferente y durante diferentes períodos de tiempo.

Por ejemplo, para ser eficaz, Ocrevus necesita mantener determinadas células inmunitarias suprimidas de forma continua. Pero estas células se repueblan después de unos seis meses. Es por eso que se requiere el tratamiento con Ocrevus dos veces al año. Lemtrada funciona de manera diferente. Algunas de esas células se recuperan rápidamente, mientras que otras pueden tardar un año o más después de un segundo tratamiento con Lemtrada.

 

Leer artículo completo en MS News Today