Ocrelizumab reduce la pérdida de volumen talámico en pacientes con EMRR y EMSP

En la esclerosis múltiple, la integridad talámica se ve afectada directamente por la desmielinización y la pérdida neuronal, e indirectamente por las lesiones de la sustancia gris/blanca fuera del tálamo

En este estudio se ha querido evaluar la eficacia de ocrelizumab en comparación con interferón beta-1a (IFNβ1a)/placebo) sobre la pérdida de volumen talámico

Introducción

El tálamo alberga varios núcleos de relevo con extensas conexiones corticales y subcorticales. Se ve afectado por la esclerosis múltiple (EM) por desmielinización mediada por inflamación, neurodegeneración primaria de axones y neuronas, y/o degeneración axonal anterógrada/retrógrada debido a desmielinización. Por lo tanto, el cambio en el volumen talámico puede reflejar no solo un daño local sino también más amplio relacionado con la EM en todo el sistema nervioso central.

La pérdida de volumen talámico ocurre temprano en la EM. Además, la pérdida de volumen talámico se asocia con la progresión de la discapacidad, medida por cambios en la Escala ampliada del estado de discapacidad (EDSS) y deterioro cognitivo.

Los análisis post hoc de ensayos controlados aleatorios en esclerosis múltiple remitente recurrente (EMRR) han demostrado que la pérdida de volumen talámico se redujo con las terapias modificadoras de la enfermedad (DMT) en comparación con placebo (p. ej., laquinimod,13 fingolimod,14 y siponimod) o en comparación con un tratamiento activo.

 

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España. Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

 

Resultados

Ocrelizumab redujo efectivamente la pérdida de volumen talámico en comparación con IFNβ1a/placebo. Los efectos del tratamiento temprano sobre la preservación del tejido talámico persistieron con el tiempo. La pérdida de volumen talámico podría ser un marcador sensible potencial de daño tisular persistente.

Independientemente de las causas de la pérdida de volumen talámico, los resultados sugieren mecanismos comunes entre los pacientes tratados con ocrelizumab con RMS y EMPP que dan como resultado tasas similares de pérdida de volumen talámico, cuando la nueva inflamación focal y las recaídas se anulan esencialmente. El efecto del tratamiento es evidente a partir de la semana 24 en esclerosis múltiple remitente recurrente (EMRR), pero solo a partir de la semana 120 en esclerosis múltiple secundaria progresivab(EMSP), una diferencia probablemente impulsada por la pseudoatrofia que afecta a los pacientes tratados con IFNβ1a31,32 y parcialmente reversible cuando se cambia a ocrelizumab. Esos mecanismos comunes parecen ser irreversibles, a pesar del uso de una terapia de alta eficacia, lo que subraya la necesidad de tratar antes a los pacientes con EM con DMT de alta eficacia para preservar el tejido cerebral.

Nuestro estudio tiene limitaciones. No medimos lesiones talámicas que pudieran permitir la discriminación entre efectos directos e indirectos sobre el cambio de volumen. La inflamación dentro de la sustancia gris profunda es menos intensa, generando un menor contraste entre la sustancia gris profunda afectada y la no afectada que la inflamación en la sustancia blanca, lo que dificulta su apreciación en la resonancia magnética convencional. Además, el grupo de placebo de EMRR podría haber ayudado a comprender mejor la disminución del volumen talámico acelerado inicial en el brazo de IFNβ1a.

En conclusión, nuestros resultados muestran que ocrelizumab reduce efectivamente la pérdida de volumen talámico en pacientes con EMRR y EMSP, con el tamaño de efecto más alto en comparación con el cerebro completo, la sustancia blanca y la sustancia gris cortical. Además, ocrelizumab ayuda a preservar el volumen talámico cuando se inicia antes. Estos hallazgos, junto con la asociación entre el volumen talámico y la discapacidad, sugieren que la medición de la pérdida de volumen talámico puede ser un biomarcador particularmente útil para evaluar los efectos del tratamiento en la prevención del daño tisular.

 

Leer artículo completo en Sage Journals