Reducir el riesgo de caída con esclerosis múltiple

Los síntomas de la esclerosis múltiple son muy variados, pero suelen incluir fatiga, espasmos musculares, espasticidad, dolor y pérdida de equilibrio. Todos ellos contribuyen a que un acto tan cotidiano como andar se convierta en todo un reto; y a que el riesgo de caída para personas con esclerosis múltiple sea más alto que la población general.