Cuadros de artistas con esclerosis múltiple

Afectados de esclerosis múltiple aportan sus obras para apoyar a Fundación GAEM »Cuando nos encontramos delante de un lienzo las posibilidades son infinitas. Dejamos volar nuestra imaginación y a través de colores, formas y texturas plasmamos nuestro más íntimo ser». Así describe Lucrecia García Bueno su experiencia como artista. A sus 59 años, y con más de 30 con esclerosis múltiple, imparte diversos talleres de manuales y cerámica a otros pacientes de EM en la Asociación »La Llar’‘. Todas estas obras creadas con dedicación, esfuerzo e ilusión ayudan además a financiar la investigación que busca curar a estos artistas. Los cuadros están a la venta con una aportación solidaria a partir de 50€. De esta manera el Arte ayuda doblemente a los pacientes de esclerosis múltiple que participan en los talleres de Lucrecia: por una parte, se consigue una gran libertad personal y artística, rodeados de compañeros. Por otra, el resultado de tanto esfuerzo sirve para financiar la Aceleradora de proyectos de la Fundación GAEM, que tiene como objetivo último encontrar una cura para la esclerosis múltiple. Para conseguir una de las obras, envía un email a info@fundaciongaem.org o llámanos al 935 190 300     Leer el Testimonio de Lucrecia Bueno

El estado de la investigación en Esclerosis Múltiple en España

La investigación en esclerosis múltiple (EM) en España es sobre todo clínica, poco traslacional, con poca aplicación práctica en el abordaje de los procesos clínicos, si bien se le reconoce calidad y competitividad. Cuenta con insuficiente financiación pública, lo que se traduce en una gran inestabilidad de los grupos de trabajo, a lo que se añade una descoordinación importante entre los diferentes grupos investigadores..

El estado de la investigación en Esclerosis Múltiple en España

La investigación en esclerosis múltiple (EM) en España es sobre todo clínica, poco traslacional, con poca aplicación práctica en el abordaje de los procesos clínicos, si bien se le reconoce calidad y competitividad. Cuenta con insuficiente financiación pública, lo que se traduce en una gran inestabilidad de los grupos de trabajo, a lo que se añade una descoordinación importante entre los diferentes grupos investigadores..