El sistema inmunitario frente al coronavirus

Aunque todavía no se conoce con exactitud cómo funciona el coronavirus COVID-19, si está quedando claro que afecta de forma diferente a personas jóvenes y a la población de mayor edad. Mientras que los jóvenes suelen tener síntomas leves e incluso superar la enfermedad sin apenas darse cuenta (asintomáticos), en muchos casos, la población de riesgo requiere hospitalización y padece síntomas graves.

El triple golpe de efecto de la investigación en Esclerosis Múltiple

Gracias a la investigación en Esclerosis Múltiple, ahora ya conocemos lo necesario sobre esta enfermedad para saber qué debemos hacer para detenerla   Hoy en día los científicos trabajan en tres formas de abordar la Esclerosis Múltiple (EM): detener el daño producido por el sistema inmunitario promover la reparación de la mielina proteger los nervios de este daño Aún no lo hemos conseguido, pero creemos que si logramos estos objetivos, podremos detener la EM.   ¿ Qué es lo que no funciona en la Esclerosis Múltiple ? En la Esclerosis Múltiple, las células inmunes atacan (respuesta autoinmune) la capa protectora de mielina que cubre nuestras neuronas. La mielina es producida por unas células del sistema nervioso central llamadas oligodendrocitos, que envuelven los axones de las neuronas para generar la vaina protectora de mielina. Ésta aumenta la velocidad a la que el impulso nervioso viaja a lo largo de los axones. La mielina juega un papel vital en el buen funcionamiento de los nervios, a la vez que los protege. Cuando la mielina se ve dañada, la transmisión del mensaje nervioso se dificulta o se detiene del todo. Esto es lo que causa los síntomas de la Esclerosis Múltiple.   Primer paso: Detener el daño de inmediato Para detener la esclerosis múltiple de forma temprana debemos evitar que nuestro sistema inmunológico dañe la mielina. Ha habido un progreso increíble en esta área de investigación en esclerosis múltiple que ha permitido que actualmente dispongamos de 12 terapias modificadoras de la enfermedad para la esclerosis múltiple recidivante que ayudan a hacerlo posible. Los investigadores también están evaluando los beneficios del trasplante de células madre, cuyo objetivo es evitar que el sistema inmune ataque a la mielina. Empezamos a ver también un progreso en la investigación del sistema inmune para la esclerosis múltiple progresiva. El año pasado, se demostró que un tratamiento llamado Ocrelizumab retrasaba la progresión en la EM primaria progresiva. Y los últimos resultados del fármaco Siponimod parecen prometedores para la EM secundaria progresiva. Pero estos fármacos no podrán ser de ninguna ayuda si ya se ha producido un daño permanente en la fibra nerviosa.   Segundo paso: Reparar la mielina Nuestros cuerpos tienen una sorprendente capacidad para reparar la mielina y hacer que los nervios vuelvan a funcionar correctamente. Pero este proceso de reparación en la EM se vuelve menos efectivo con el tiempo y no funciona tan bien como debería. Los investigadores están descubriendo nuevas formas para regenerar la mielina; cada descubrimiento brinda nuevas oportunidades para desarrollar nuevos tratamientos de reparación de la mielina que podrían ser efectivos para cualquier afectado de EM.   Tercer paso: Proteger los nervios del daño Necesitamos asegurarnos que nuestros nervios estén bien, sanos y protegidos del daño. Y esto es aún más importante si no hay mielina. Los expertos están utilizando su conocimiento de los nervios para diseñar nuevas formas de mantenerlos vivos y saludables. Su objetivo es encontrar tratamientos que puedan prevenir la pérdida de fibras nerviosas, lo que contribuiría retrasar o detener la progresión de la Esclerosis Múltiple.     Leer la noticia completa de MS Society: «The research triple whammy that will stop MS» Información complementaria relacionada: «Una mirada al sistema nervioso desde la esclerosis múltiple / El funcionamiento del sistema nervioso»

La Parálisis inspira un descubrimiento en Esclerosis Múltiple

“Un domingo por la mañana tenía una ‘pierna muerta’ y en dos horas  progresó en una parálisis completa”, cuenta la Dra. Denise Fitzgerald, de la Universidad Queen en Belfast. Sólo tenía 21 años por aquel entonces, pero aquel hecho ayudó a inspirar a la científica novel para resolver cómo se repara el cerebro. Un equipo de investigación internacional, liderado por científicos de la Universidad Queen´s de Belfast, en Irlanda, ha descubierto que las células Treg del sistema inmunitario tienen un rol más allá de la regulación (estimulan la génesis de oligodendrocitos a partir de sus células precursoras) y, por consiguiente, pueden ayudar a reparar los daños producidos en el sistema nervioso central por la esclerosis múltiple. Este descubrimiento, publicado recientemente en la revista Nature Neuroscience, podría potencialmente ayudar a millones de personas con esclerosis múltiple cuyo sistema inmunitario ataca de forma indeseada su cerebro. Sufrir una parálisis a los 21 años, producida por una enfermedad similar a la Esclerosis Múltiple llamada Mielitis Transversa, inspiró la Dra. Denise Fitzgerald (una de las investigadoras principales del estudio) a investigar sobre el proceso de reparación de la mielina. Su médula espinal quedó desprovista de una sustancia grasa llamada mielina, una capa protectora que permite que las señales eléctricas viajen por los nervios. La mielina realiza la misma función que el aislante en un cable eléctrico; sin ella, su cerebro ya no podía controlar su cuerpo.   Proceso de reparación La diferencia principal entre las dos enfermedades es que la mielitis transversa se basa en un suceso único, mientras que la esclerosis múltiple es un ataque a la mielina a lo largo de toda la vida. La mielina de la Dra. Fitzgerald se regeneraba lentamente y crecía aproximadamente al mismo ritmo que lo hace el cabello en la cabeza. “Pregunté a los médicos ‘¿Pueden acelerarlo?’ y me dijeron ‘No hasta que a alguna mente brillante como la tuya se le ocurra algo’.” Fue capaz, finalmente, de realizar una ‘recuperación del 95%’ e incluso aprendió a andar de nuevo. Declaró a la BBC: “Esto demuestra qué capacidad regenerativa tenemos y que el proceso de recuperación estaba en mi mente.” “Fue eficiente y efectivo y eso me condujo a la investigación en EM.”   La enfermedad y la recuperación En la esclerosis múltiple el sistema inmunitario confunde la mielina con un invasor hostil y lanza un ataque. La enfermedad puede tanto empeorar, conocida como EM Progresiva, así como manifestarse en forma de olas de dolencia y de recuperación, conocida como EM Remitente Recurrente. «La razón por la cual la gente tiene recidivas es porque el proceso de reparación natural se pone en marcha.», manifestó la doctora Fitzgerald a la BBC. Ella forma parte de un gran grupo de investigación formado por neurocientíficos, inmunólogos y científicos de células madre que ha resuelto cómo se regenera la mielina. Esperan que empleando este proceso puedan llegar a nuevas terapias. La serie de experimentos con ratones, publicados en Nature Neuroscience, ha desvelado cómo el cuerpo restaura la mielina (se trata de la misma secuencia de sucesos que finalmente permitió que la Dra. Fitzgerald recuperara su movilidad). Comienza con un tipo de glóbulo blanco (llamado célula T-reguladora o Treg) que es atraído por la mielina dañada en el cerebro. Una vez allí, empieza a coordinar la recuperación como un capataz en una obra. Pero en lugar de vociferar instrucciones verbales, los glóbulos blancos lo hacen químicamente mediante el uso de una proteína con el nombre técnico de CCN3. Entonces la proeína activa las células madre cercanas. Las células madre tienen la rara habilidad de transformarse en otros tipos celulares y CCN3 les dice que se conviertan en células productoras de mielina.   Futuros tratamientos La Dra Fitzgerald afirmó: “Desde mi perspectiva es un paso fundamental hacia adelante en la biología de la reparación” «Al final nuestro objetivo es utilizar este conocimiento para desarrollar fármacos para impulsar la reparación de la mielina, lo que en potencia podría conducir a recuperar las funciones de los pacientes.» “Amo mi profesión, pero sería feliz de estar sin trabajo si curáramos la esclerosis múltiple.” Todavía es pronto, aún deben realizarse experimentos usando tejido humano en lugar de ratón en la próxima etapa de la investigación. «Si hubiera guardado mis células T de aquel entonces, cuando estaba en la cama del hospital debería haber dicho ‘reservad un poco de esa sangre para mí’», dijo mientras meditaba sobre una oportunidad perdida para un experimento. Pero incluso estando los tratamientos aún en el horizonte, los resultados hacen que nos planteemos interesantes preguntas sobre la esclerosis múltiple en sí. ¿Por qué el proceso de reparación empeora con el tiempo? ¿La enfermedad se vuelve más grave y el proceso de reparación no puede mantener el ritmo? ¿O la edad hace que la reparación sea menos eficiente? Estas cuestiones serán consideradas también en las próximas fases de la investigación. La investigadora Yvonne Dombrowski agregó: «Este conocimiento es esencial para diseñar tratamientos futuros que aborden las enfermedades neurológicas, como la EM, de una nueva forma: reparar el daño en lugar de sólo reducir los ataques.” “En el futuro, la combinación de estos enfoques ofrecerá mejores resultados para los pacientes». El Dr. Sorrel Bickley, director de investigación biomédica de la MS Society, declaró: «Este fascinante estudio nos da una información importante que nos permite comprender cómo la reparación de la mielina puede ser promovida, lo que podría abrir nuevas áreas para el desarrolllo de nuevos tratamientos.».     Fuente original: BBC_News Noticias relacionadas:  Researchers Uncover Molecule Secreted by Immune Cells that Promotes Regeneration of Nerve-Insulating Myelin, National Multiple Sclerosis Society_News Células T reguladoras promueven la regeneración de mielina en el sistema nervioso central, Fundación GAEM_Noticias EM

Células T reguladoras promueven la regeneración de mielina en el sistema nervioso central

Las células T reguladoras (Treg) del sistema inmunitario pueden abrir una nueva línea de tratamiento para la esclerosis múltiple. El descubrimiento tiene implicaciones para todas las enfermedades que cursan con la destrucción de la mielina. Un grupo de investigadores internacionales, liderados por científicos de la Universidad Queen´s de Belfast, en Irlanda, han descubierto que unas células reguladoras del sistema inmunitario, conocidas por las siglas Treg, tienen un rol más allá de la regulación (estimulan la génesis de oligodendrocitos a partir de sus células precursoras) y, por consiguiente, pueden ayudar a reparar los daños producidos en el sistema nervioso central por la esclerosis múltiple. La investigación ha sido publicada recientemente en la revista Nature Neuroscience y tiene implicaciones no sólo para la esclerosis múltiple, sino para otras enfermedades que cursan con el deterioro de la capa de mielina que cubre el axón de las neuronas.   Leer la noticia online completa_TiTi Leer artículo original_Nature Neuroscience

Diseñan un fármaco eficaz contra un amplio espectro de enfermedades autoinmunes

23.12.2016 Científicos españoles han diseñado un fármaco capaz de frenar gran variedad de enfermedades autoinmunes como el asma, la psoriasis, la enfermedad de Crohn o la esclerosis múltiple, pero sin bloquear la respuesta natural del organismo contra las infecciones causadas por patógenos El compuesto, un inhibidor de la activación de los linfocitos T, es resultado del trabajo de 32 investigadores españoles del CSIC, el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), y del Hospital de la Princesa de Madrid, principalmente. El estudio, dirigido por Balbino Alarcón del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, ha sido publicado en Science Translational Medicine.   Las ventajas El nuevo fármaco, que se ha probado en voluntarios sanos y ha superado las pruebas de toxicidad, al contrario que muchos de los tratamientos actuales de enfermedades autoinmunes que están basados en el uso de anticuerpos y se administran vía intravenosa, se ingiere vía oral y tiene, además, un efecto de larga duración, ha explicado Alarcón en declaraciones a Efe. En modelos de ratón “hemos visto que tiene efectos incluso cuando el compuesto deja de administrarse, lo que significa que un tratamiento por un tiempo corto podría ser suficiente para que hacer que los síntomas de la enfermedad remitan sin tener que medicar al paciente de por vida”, señala Alarcón. El compuesto no es inmunosupresor sino que permite, al menos en ratones, que el cuerpo active la respuesta natural contra los patógenos (virus, bacterias, parásitos u hongos) a la vez que es efectivo en dolencias autoimunes. De esta manera, acaba con el problema habitual de los fármacos actuales que para tratar las enfermedades autoinmunes anulan la capacidad natural del organismo para combatir infecciones,“lo que hace que estos pacientes sean muy sensibles a las infecciones”.   ¿Cómo funciona el fármaco? El compuesto, detalla Alarcón, inhibe la activación de los linfocitos T, los encargados de detectar los antígenos del organismo, que pueden ser propios (en tejidos y órganos) o extraños (los que suponen una amenaza y una infección potencial). Para su trabajo, los linfocitos T cuentan con un receptor esencial: el receptor para antígenos TCR. El TCR transmite información al interior de la célula del linfocito para indicarle que ha detectado o reconocido a un antígeno (externo o no), una información que se transmite a través de distintas proteínas que están dentro de la célula. Una de ellas es la NCK. “Cuando TCR recluta a NCK o se une a ella dentro de la célula le transmite información indicando que ha reconocido a un antígeno”. El fármaco inhibe o bloquea la interacción entre TCR y NCK y, con ello, “consigue que los linfocitos T dejen de responder a antígenos propios en una enfermedad autoinmune y que combatan a los antígenos externos de un proceso infeccioso. Es su efecto diferencial”, añade. La empresa Artax Biopharma (EEUU, Reino Unido, España) ha llevado a cabo los ensayos de la Fase I del fármaco con voluntarios sanos y estudia ahora la posibilidad de llevarlo a fase clínica en distintas enfermedades.   Fuente original: Agencia EFE:Salud

Esperanza de tratamiento para los casos de esclerosis múltiple que no responden a los fármacos actuales

Muchos casos de esclerosis múltiple no responden al tratamiento con interferón. Científicos de la Universidad de Duke han encontrado una explicación y una posible solución. Las enfermedades neurológicas son tristemente fascinantes. De ahí su complejidad y la falta de tratamientos curativos para buena parte de ellas. La esclerosis múltiple es un ejemplo prototípico. La enfermedad implica que el sistema inmunitario se vuelva contra el propio individuo; como consecuencia, la capa que cubre nuestras fibras nerviosas, la mielina, se pierde. La pérdida de mielina y las cicatrices que va dejando (esclerosis) ocasiona que los impulsos nerviosos no se trasmitan bien desde la periferia al cerebro y viceversa. Las consecuencias finales son un conjunto de síntomas como visión doble o borrosa, fatiga y alteraciones motoras. La gran complejidad surge porque todavía no se sabe a ciencia cierta qué desencadena todo ese proceso. Más aún, las investigaciones recientes apuntan a que las causas pueden variar significativamente de un enfermo a otro. Esta concepción parece verse confirmada por una investigación reciente, que encontró una posible causa a la falta de respuesta efectiva al tratamiento con los fármacos actuales de muchos enfermos. La causa no es otra que los diferentes mecanismos biológicos de la enfermedad. La investigación, publicada recientemente en la revista Nature Neuroscience, abre la puerta a nuevos tratamientos.     LOS INTERFERONES NO FUNCIONAN PORQUE EL PROBLEMA ES OTRO   «Hemos encontrado qué marca la diferencia en la respuesta» Así de segura se mostraba una de las autoras del estudio, la profesora de la Universidad de Duke Mari Shinohara ¿Lo mejor de esta noticia? Que ya han identificado un compuesto que sí puede funcionar en los casos en los que el tratamiento con interferones no funciona. Pero vayamos por parte. En la actualidad la primera línea de tratamiento para la modificación del curso de la esclerosis múltiple es el tratamiento con interferón beta, un grupo de fármacos que modulan la respuesta del sistema inmunitario. Los efectos secundarios no son muy agradables, pero son mejores que la segunda opción de tratamiento, fármacos como el Natalizumab que disminuye la actividad del sistema inmunitario. Un porcentaje significativo de enfermos no responde bien al interferón beta, un fármaco por demás caro ¿Por qué sucede así? Desde el año 2012 el equipo de la Dra. Shinohara había descubierto que el interferón actuaba inhibiendo la actividad una proteína (más bien un complejo protéico) del sistema inmunulógico, el inflamasoma NLRP3. El NLRP3 parece influir en que el sistema inmunitario de las personas con EM no funcione adecuadamente. El asombro vino al descubrir que incluso en ratones sin el inflamasoma, la enfermedad se manifestaba y el interferón no provocaba ningún beneficio ¿Qué sucedía? En la actual investigación descubrieron que la enfermedad en esos ratones se debía a la actividad de otras dos sustancias denominadas CXCR2 y LTBR. Identificaron un fármaco que puede bloquear la actividad de esas dos sustancias y mejorar la sintomatología en los animales.   ¿Y EN LAS PERSONAS QUÉ? Sí, ya lo sabemos, hasta aquí todo el estudio ha sido realizado en esas adorables ratitas de laboratorio ¿Sucede igual en los seres humanos? Los investigadores escudriñaron en una base de datos de pacientes de esclerosis múltiple y encontraron que en aquellos en los que el interferón no funcionaba, la expresión de CXCR2 y LTBR estaba desregulada. Hasta aquí las evidencias acumuladas, ahora queda la mejor parte, las esperanzas que genera el estudio. En primer lugar, creen que esta investigación puede llevar a crear tratamientos para aquellos que actualmente no cuentan con uno efectivo en el mercado. Y en segundo lugar, los investigadores consideran que se debe hacer un test genético para averiguar si los pacientes con EM tienen elevados los niveles de CXCR2 y LTBR, de ser se tiene que poner en duda el beneficio del interferón. Queda mucha investigación por delante, pero el estudio es sólido y los investigadores llevan años trabajando sobre esa línea de investigación. Los resultados finales pueden valer la espera.   Fuente original: TiTi / Neurodegeneración Referencias:     Inoue, M et al.  (2016). An interferon-[beta]-resistant and NLRP3 inflammasome-independent subtype of EAE with neuronal damage. Nature Neuroscience. doi:10.1038/nn.4421 Manke, K. (07/11/2016      ). Mapping the biology of drug-resistant multiple sclerosis. Duke University. Retrieved from https://today.duke.edu/2016/11/mapping-biology-drug-resistant-multiple-sclerosis  

Ensayarán frenar la esclerosis múltiple con células sanguíneas del propio paciente

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha autorizado al Hospital Germans Trías i Pujol (Can Ruti) de Badalona a llevar a cabo el primer ensayo clínico para frenar el avance de la esclerosis múltiple con un tipo de células de la sangre del propio paciente.   Estas células, llamadas dendríticas, son tratadas en el laboratorio con vitamina D3 y luego reintroducidas en el paciente. El nuevo tratamiento ha sido ideado por investigadores de Can Ruti, que han pensado y desarrollado un producto celular que reprograma el sistema inmunitario de los pacientes con esclerosis múltiple para frenar el avance de esta enfermedad, actualmente sin cura. Según han explicado los investigadores, en la esclerosis múltiple, las mismas defensas del cuerpo destruyen la mielina, una capa de proteínas y grasas que rodea el tejido nervioso del cerebro, el nervio óptico y la médula espinal, lo que hace que no se transmitan correctamente los estímulos nerviosos y que se produzcan problemas de fuerza, sensibilidad, equilibrio o visión. El nuevo tratamiento, desarrollado por los investigadores de la Unidad de Esclerosis Múltiple y del Servicio de Inmunología, extrae células de la sangre del paciente, las trata en el laboratorio con vitamina D3 y las introduce de nuevo en el enfermo. Estas células dendríticas reeducadas ayudan a frenar el ataque a la mielina evitando, así, la progresión de la enfermedad, según los investigadores de Can Ruti. Actualmente, se utilizan tratamientos inmunosupresores para frenar el avance de la esclerosis y, aunque han demostrado ser eficaces, a la vez afectan a la inmunidad protectora, es decir, son tratamientos que atacan el sistema inmunitario en su conjunto sin discriminar células enfermas de las sanas. El nuevo tratamiento, que se empezó a desarrollar en 2007, en cambio, podría tener menos efectos secundarios y garantiza una mejor seguridad para el paciente. En una primera fase, el grupo de investigadores analizó el tratamiento en cultivos celulares in vitro(con células de pacientes) y en modelos animales de la enfermedad, con resultados muy positivos. Para llevar a cabo estos estudios preclínicos, contaron con la financiación de agencias competitivas como el Instituto de Salud Carlos III, la agencia AGAUR y fundaciones de apoyo a la investigación como La Marató de TV3 o Salud 2000. También han tenido el apoyo de agencias internacionales como la belga IWT_TMB o la European Cooperation in Science and Technology (COST). La terapia celular desarrollada en Germans Trias cumple todos los requisitos para ser ensayada ya en pacientes y ha sido aprobada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, aunque el grupo de investigación busca financiación para iniciar el ensayo clínico el antes posible. Este nuevo producto se ha desarrollado en el marco de una red internacional de investigadores expertos en terapias celulares, coordinada por el grupo de investigación de Germans Trias y compuesta por 21 países europeos y Estados Unidos.   Fuente original: ONDA CERO / Noticias / Sociedad