Testimonio de Ana Torrado, afectada de Esclerosis Múltiple

Soy Ana Torrado, afectada de Esclerosis Múltiple desde hace 17 años, y aún así, una persona alegre y optimista, amiga de mis amigos, mami protectora pero a la vez arriesgada.

A los 27 años, mientras estaba impartiendo un curso de ventas, comencé a perder la visión de un ojo, 24 horas después había perdido la visión totalmente.

Un año después , se confirmó el diagnóstico, Esclerosis Múltiple, y ahí comenzó mi escalada, mi reto en la vida, seguir siendo yo, superando los miedos, atreviéndome a vivir, en la forma que mi cuerpo, mi mente y mi espíritu me lo permiten.

 

Actualmente tengo 44 años y una EDDS 5. A lo largo de estos años, he sufrido brotes que han afectado a mi pierna derecha, brazo derecho, perdida de visión total del ojo derecho, perdida parcial del ojo izquierdo. Tengo afectados los movimientos de ambos ojos, lo cual me provoca mareos y episodios de vértigo con pérdida del control del cuerpo y los sentidos. Últimamente he sufrido dos lesiones a nivel medular cervical, y ello provoca que la discapacidad aumente. Hace unos años, decidí hacer realidad mi sueño de ser madre. Tuve un embarazo durísimo, pero cuando despierto cada día y veo a mi pequeña, siento que mereció la pena.

A lo largo de estos 17 años he aprendido a convivir con Mi Esclerosis Múltiple y a apreciar el regalo de la vida en toda su profundidad. Ahora disfruto de la sensación de sentir la lluvia sobre la piel, de los colores y de la energía que transmiten, después de un brote en el que he perdido el sentido del tacto, de la vista… Me parece increíble la gran capacidad humana de superación, me sorprende mi propia resiliencia….

 

La Esclerosis Múltiple me ha permitido sentir a las personas, percibirlas tal como son, desde su esencia, sin juicios, porque sé que nadie sabe lo que cada uno sufre  desde su interior….

Con todo, soy feliz por tener a mi familia y a mi hija, el apoyo de mis amigos, a personas como Pepe y Pablo, que con su esfuerzo, comprensión, empatía , y motivación, lo van a dar todo en su reto ONESTEP2EVERest, subiendo a la montaña más alta del mundo en solidaridad conmigo y con los afectados de Esclerosis Múltiple.

Y agradezco enormemente la labor de los médicos y de los investigadores, y de entidades como Fundación GAEM, que cada día ponen de su parte para encontrar un tratamiento que nos ayude a sanar.