Un nuevo fármaco contra la esclerosis múltiple se demuestra eficaz en ratones

La empresa Oryzon Genomics presentó ayer, 27 de febrero, los resultados preclínicos de eficacia terapéutica del fármaco para enfermedades neurodegenerativas, ORY-2001, en el tratamiento de la Esclerosis Múltiple (EM) en ratones.

Oryzon es una compañía biofarmacéutica -rama de la farmacología que estudia la influencia de un medicamento después de su administración- de fase clínica fundada en el 2000 en Barcelona y que destaca por ser líder en Europa en desarrollar terapias centradas en la epigenética.

La epigenética analiza reacciones químicas y otros procesos que modifican la actividad del ADN, pero sin alterar su secuencia y que desempeñan un papel importante en algunas enfermedades.

Por lo tanto, es una ciencia centrada en el estudio de la forma en que ciertos factores ambientales y estilos de vida -alimentación o ejercicio- heredados pueden determinar la expresión de determinados genes.

Esta ciencia se basa en estudiar los cambios reversibles del ADN, que hacen que unos genes se expresen o no en función de las condiciones ambientales.

Oryzon Genomics ha hecho públicos los resultados preclínicos -estudios realizados en ratones- de una investigación que muestra la eficacia del ORY-2001 en la terapia en EM en ratones y que abren una ventana al tratamiento en pacientes humanos.

«ORY-2001 reduce la salida linfocitaria y la desmielinización en un modelo de Encefalomielitis Autoinmune Experimental (EAE) -patrón establecido de esclerosis múltiple animal- y pone de manifiesto el componente epigenético de la Esclerosis Múltiple», ha afirmado la vicepresidenta y directora científica de Oryzon, la doctora Tamara Maes.

Es decir, los resultados del proyecto demuestran que el nuevo fármaco administrado -incluso en dosis bajas- a partir del momento en el que los ratones presentan los primeros síntomas en un modelo EAE proporciona una protección eficaz en términos de supervivencia y movilidad de estos animales.

Además, desde Oryzon destacan en un comunicado que «el tratamiento con ORY-2001 también provoca una reducción de los niveles de aquellos procesos negativos que destruyen las neuronas motoras».

Los datos obtenidos del ORY-2001 revelan la existencia de un elemento epigenético -desconocido hasta ahora- en la EM que podría servir para «controlar la enfermedad o que podría ser empleado para actuar sobre la enfermedad». EFE

Fuente original: LA VANGUARDIA

Noticia relacionada: valenciaplaza