La eficacia de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 varía según el tratamiento de la EM

Un estudio reciente proporciona datos sobre como afecta una terapia modificadora de la enfermedad (DMT) a la eficacia de una vacuna COVID-19 basada en ARNm

El estudio, publicado en Therapeutic Advances in Neurological Disorders, analizó a 125 pacientes con esclerosis múltiple (EM) que estaban siendo tratados con cladribina, ocrelizumab o fingolimod, o sin DMT. También se incluyó un grupo de control de personas sanas.

Los participantes del estudio fueron evaluados de 4.5 a 6.5 semanas después de recibir una segunda inyección de la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech. La diferencia entre los diferentes grupos fue considerable.

Los DMT reaccionan de manera diferente a la vacuna COVID-19

El objetivo de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 y otras similares es generar una gran cantidad de anticuerpos en el torrente sanguíneo para proteger contra el SARS-CoV-2, el coronavirus que causa el COVID-19. Al mismo tiempo, el objetivo de muchos DMT es modular o reducir la actividad en el sistema inmunológico. Por lo tanto, puede haber un conflicto entre lo que intentan lograr los dos medicamentos.

En este estudio, realizado por investigadores del Centro Médico Sheba de Israel, se logró inmunidad al SARS CoV-2 en el 97,9% de las personas sanas y en el 100% de los pacientes con EM que no estaban siendo tratados con un DMT. Los pacientes tratados con cladribina también lograron una inmunidad protectora del 100%.

En el otro extremo de la escala estaban los que estaban siendo tratados con ocrelizumab o fingolimod. Solo el 22,7% y el 3,8% de ellos, respectivamente, desarrollaron anticuerpos protectores contra el SARS-CoV-2.

 

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España. Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

 

Los investigadores sugirieron un par de razones para la mala respuesta de ocrelizumab y fingolimod. Primero, señalaron que otra investigación ha determinado que los pacientes con EM tratados con estos dos DMT tienen respuestas deficientes a otras vacunas, incluidas las vacunas contra la gripe estacional y el tétanos.

También creen que la baja respuesta de los pacientes con fingolimod puede deberse a que el DMT está diseñado para reducir el recuento de linfocitos de un paciente, lo que crea un obstáculo mayor que la vacuna COVID-19 debe superar.

Según el estudio, el ocrelizumab agota los linfocitos B ingenuos y de memoria, las células responsables de generar anticuerpos. Y con tratamiento cada seis meses, el ocrelizumab continúa derribando los linfocitos. Al igual que con el fingolimod, este agotamiento probablemente reduce la capacidad de la vacuna COVID-19 para hacer su trabajo, lo que dificulta programar una vacuna sin interrumpir el programa de tratamiento de ocrelizumab.

Los investigadores no probaron otros DMT de alta eficacia, como Lemtrada (alemtuzumab), ni investigaron otras vacunas COVID-19.
Los investigadores recomiendan «posponer el tratamiento con ocrelizumab en pacientes con EM que deseen vacunarse, ya que solo se puede esperar una respuesta humoral protectora en algunos».

Por otro lado, los miembros de la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple (NMSS) ven las cosas de manera un poco diferente. Los expertos declararon que, “Algunos DMT pueden hacer que la vacuna [COVID-19] sea menos efectiva, pero aun así brindará cierta protección. Para aquellos que toman Kesimpta, Lemtrada, Ocrevus o Rituxan, pueden considerar coordinar el momento de su vacuna con el momento de su dosis de DMT «.

 

Leer artículo original en MS News Today