¿Para cuando un tratamiento eficaz para la esclerosis múltiple progresiva?

Un equipo internacional de investigadores apunta las posibles causas de que no haya aún un tratamiento efectivo para las personas que desarrollan esclerosis múltiple progresiva

 

Investigadores de la Universidad de Bochum (Alemania) han publicado un artículo en el que se abordan los mecanismos subyacentes a la EM progresiva, así como los datos relativos a los enfoques terapéuticos potenciales recopilados en experimentos de laboratorio y ensayos clínicos.

Según explica uno de los autores, Simon Faissner, la razón por la que es tan difícil tratar la EM progresiva es porque la progresión está causada por diversos mecanismos. Faissner añade que probablemente sean necesarias varias terapias dirigidas a diversos patomecanismos.

Los investigadores apuntan que otro problema puede ser que la gama completa de mecanismos subyacentes no está representada en ninguno de los modelos animales existentes. «Por lo tanto, la identificación de agentes terapéuticos potenciales para un estudio clínico plantea un desafío considerable», añaden.

Además, los estudios clínicos hasta la fecha de hoy han perseguido a menudo diferentes objetivos, lo que significa que la definición de lo que constituye éxito terapéutico varía de un estudio a otro. Los autores afirman que lo ideal sería aplicar criterios coherentes para que las investigaciones científicas sean comparables y para verificar los efectos fiables del tratamiento.

Faissner apunta la evidencia de que los medicamentos aprobados para otra indicación también pueden ser efectivos contra la esclerosis múltiple. Pero las compañías farmacéuticas no pueden seguir desarrollando porque las patentes de estos medicamentos han caducado, por tanto no se realizan estudios para probar la eficacia de estos medicamentos para la EM por falta de fondos.

Los autores concluyen que el tratamiento de los pacientes que sufren de EM progresiva mejorará a medida que los investigadores adquieran una comprensión mejor y más detallada de los mecanismos subyacentes de la enfermedad.

 

Leer la noticia en Infosalus

Artículo original en inglés