Reducir el riesgo de caída con esclerosis múltiple

Caminar con esclerosis múltiple suele requerir pasos más pequeños y mayor cautela para evitar caídas

Los síntomas de la esclerosis múltiple son muy variados, pero suelen incluir fatiga, espasmos musculares, espasticidad, dolor y pérdida de equilibrio. Todos ellos contribuyen a que un acto tan cotidiano como andar se convierta en todo un reto; y a que el riesgo de caída para personas con esclerosis múltiple sea más alto que la población general.

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España. Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

Un estudio publicado en el Journal of Biomechanics ha analizado específicamente la mecánica que utilizan las personas afectadas de esclerosis múltiple para caminar. En la investigación han participado 20 personas con EM y un grupo de control de 25 voluntarios de la misma edad y sexo. Mediante cámaras, el equipo del estudio ha sido capaz de capturar y analizar los pasos que daba cada persona durante un recorrido fijo de siete metros y medio, que han repetido tres veces.

El estudio ha evaluado la capacidad de mantener el equilibrio tanto al pisar como al levantar el pie, diferenciando entre el costado dominante y débil de cada uno de los participantes. En general, las personas con EM han mostrado un menor nivel de equilibrio, lo que resulta en un riesgo de caída superior a la media. Los investigadores observaron que para compensar esta dificultad motora, las personas con esclerosis múltiple dan pasos más cortos y más lentos.

Según los investigadores, este estudio demuestra que los impedimentos que sufren las personas con esclerosis múltiple son reales; y suponen un obstáculo para realizar actividades físicas como caminar, correr o ir en bici. Además, se ha demostrado que las personas con EM con estos síntomas adaptan su manera de moverse para mantener un mejor equilibrio. Entre estas adaptaciones destacan el ángulo de pisada y dar pasos más cortos.

Los resultados de este estudio podrían ayudar a mejorar las técnicas de rehabilitación después de un brote, ayudando así a reducir el riesgo de caída de las personas con EM. Iniciativas como Yo Doy mis Pasos, impulsado por Fundación GAEM, pretenden dar visibilidad a las dificultades de movilidad de las personas con EM; mientras se recaudan fondos para la investigación en esclerosis múltiple.

 

Fuente: Journal of BiomechanicsMultiple Sclerosis News Today. Imagen: Arek Adeoye.