El aluminio podría ser un factor de riesgo para contraer esclerosis múltiple

Las personas afectadas de EM tienen mayor cantidad de aluminio en su cerebro, lo que podría suponer que la exposición a este metal es un factor de riesgo ambiental

El origen de la esclerosis múltiple es desconocido. Gracias a la investigación se ha podido asociar el desarrollo de la enfermedad a factores genéticos y ambientales. Ambos son de gran interés, pero es en los segundos en los que las personas pueden incidir más directamente. Conocer qué factores ayudan a prevenir la enfermedad, y cuáles podrían desencadenarla es fundamental. Ahora, un estudio publicado en la revista Nature Scientific Reports pone el foco en el aluminio.

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España. Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

Gracias a esta investigación se ha podido demostrar que las personas afectadas de esclerosis múltiple presentan niveles elevados de aluminio en su cerebro; en comparación con personas sin enfermedades neurodegenerativas. El aluminio suele estar presente en la vida diaria en multitud de ocasiones: herramientas, coches, teléfonos, cosméticos e incluso envases de comida y medicamentos.

El aluminio es un metal que contiene moléculas neurotóxicas, y no es uno de los metales que se encuentran normalmente en el cuerpo humano. Si bien el cuerpo puede absorber ciertas cantidades sin secuelas, una acumulación de aluminio en el cerebro puede llegar a ser peligrosa.

El estudio analizó 191 muestras cerebrales de 20 donantes sin ningún tipo de enfermedad neurodegenerativa; 15 de ellos mujeres y 5 hombres, de entre 47 y 105 años. Después, compararon los bajos niveles de aluminio de este grupo de control con los datos de otros estudios realizados con la misma metodología, pero en personas con esclerosis múltiple, Alzheimer y autismo.

Los resultados mostraron que el nivel de aluminio en el cerebro de personas con enfermedades neurodegenerativas es significativamente más alto que en el grupo de control. Este estudio no confirma de forma directa la relación entre aluminio en el cerebro y enfermedades neurodegenerativas, pero los investigadores reconocen que las propiedades neurotóxicas del aluminio indican que podría haber una relación entre ambas.

 

Fuente: Multiple Sclerosis News Today. Imagen: Robina Weermeijer.