Enfermos crónicos: los hospitales se adaptan frente al coronavirus

*Aviso: Debido a la situación cambiante cada día y a la inmediatez de posibles nuevas medidas, Fundación GAEM pide de antemano disculpas si la información publicada no se ajusta en todo momento a la realidad vigente. En el caso de los afectados de esclerosis múltiple, se les recomienda contactar con su unidad EM de referencia. 

Los hospitales españoles toman medidas para dar servicio a todos los pacientes

Los hospitales españoles se enfrentan a una situación sin precedentes debido a la crisis provocada por el coronavirus. Siguiendo las imposiciones decretadas por el estado de alarma y las recomendaciones de las autoridades sanitarias, los hospitales se preparan para dar servicio a todos los pacientes, incluidos los crónicos.

Por un lado, el decreto ley del estado de alarma establece como excepción al confinamiento la recogida de medicamentos; por otro las autoridades instan a los ciudadanos a no acudir a los centros médicos salvo en caso de extrema necesidad. Ante esta disyuntiva, la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria ha emitido un protocolo de actuación para ayudar a los centros médicos.

Las medidas más importantes son la entrega a domicilio de medicamentos a aquellos pacientes con coronavirus o posible contagio, espaciar las visitas para evitar aglomeraciones, fomentar la concertación de citas por vía telemática, dispensar medicación para el mayor plazo de tiempo posible, pedir a los pacientes inmunodeprimidos que sea otra persona la que acuda a recoger los medicamentos y evitar el contacto con los documentos identificativos de los pacientes.

Asimismo se proponen otras medidas como la ampliación de la duración de los tratamientos y el envío a domicilio de la medicación, con lo que se evita la movilización de los pacientes y se descongestionan los centros sanitarios y las farmacias. Estas medidas son especialmente recomendables para pacientes con esclerosis múltiple, que pueden tener mayor riesgo de contagio debido a los tratamientos inmunosupresores que son recetados habitualmente.

 

Fuentes: Gaceta Médica y Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria.