Juan José Amate corre y da sus pasos por la esclerosis múltiple

· L’EMtrevista ·

Juan José Amate Molina

«Ayudar a una buena causa, sin que te cueste un esfuerzo adicional, es una propuesta difícil de rechazar»

Para Juanjo Amate, deportista habitual, el deporte ha sido siempre una parte clave en su vida. Pero desde que le diagnosticaron esclerosis múltiple en 2008, es mucho más, se ha convertido en su manera de dar a conocer y sensibilizar a la sociedad sobre lo que significa vivir con esta enfermedad.

A sus recién cumplidos 50 años, y con su nuevo reto solidario ya en marcha, sigue corriendo por la esclerosis múltiple y siendo fiel al lema que siempre lo acompaña: «Rendirse no es una opción».

 

Te diagnosticaron a los 39 años, ¿como te afectó saber que tenías esclerosis múltiple?

Una mañana me levanté con la boca «acolchada» y con hormigueo en las manos. Cuando salí a correr, me di cuenta que no iba derecho, me iba hacia un lado. Recuerdo que cuando una doctora me soltó que tenía esclerosis múltiple – con muy poco tacto, por cierto -, pensé en una silla de ruedas, más que nada por desconocimiento de lo que era esta enfermedad. Y la verdad es que pasé unos días jodido hasta que lo asimilé.

Pasado un tiempo después del tratamiento en el hospital, los síntomas remitieron casi por completo. En la actualidad, después de un pequeño brote este verano (después de 8 años sin brotes) sigo con tos y molestias de deglución.

 

¿De qué forma saber que tienes EM ha comportado cambios en tu día a día, en tu forma de ver la vida?

En alguna ocasión he comentado que el hecho de tener esclerosis múltiple me ha hecho mejor persona (que no es que antes no lo fuese), y he recibido alguna crítica por parte de algún enfermo por decir eso. Pero creo que la perspectiva con la que ahora veo las cosas es mucho más positiva, doy importancia a las cosas que de verdad la tienen y disfruto los días minuto a minuto.

 

Eres presidente de la Asociación de Clubes de Atletismo de Jaén, ¿has practicado siempre deporte?

Sí, pero no atletismo. De joven jugaba al fútbol y fútbol sala, después al squash también. Pero a raíz de tener la enfermedad empecé a correr, y os comento el porqué. En Jaén tenemos una carrera internacional muy conocida, «La noche de San Antón», en la que participamos muchísima gente, sean corredores o no. Pues bien, el brote inicial con el que me diagnosticaron la esclerosis múltiple me dio pocos días después de haber corrido esta carrera. Cuando se lo comenté al neurólogo, me dijo que posiblemente esto de correr se había acabado para mí. Cuando salí del hospital al cabe de dos semanas, tenía clarísimo que seguiría corriendo, y hasta hoy.

 

¿De qué forma te ayuda el deporte a convivir con la enfermedad?

En aquella época no era normal que los médicos ante cualquier enfermedad medianamente seria recomendaran hacer deporte, esto ha cambiado. En mi caso, aparte de los beneficios físicos incuestionables, la parte psicológica del atletismo en cuanto a seguir una rutina, el esfuerzo, la constancia, aclarar la cabeza con el deporte y muchas cosas más, sé que me hacen no pensar que estoy enfermo.

 

¿Por qué «12 Maratones, 12 Meses»?

En principio, y aunque no lo parezca, no soy muy partidario de hacer barbaridades. Pero después de haber hecho varias maratones, muchísimas carreras menores y alguna ultra, pensé que lo podría hacer.

Además llevábamos varios años haciendo quedadas a la carrera «San Antón», con camisetas de la Asociación de Jaén de Esclerosis Múltiple (AJDEM), queríamos intentar calar más para darle visibilidad y obtener un dinerillo para la Asociación, me ocurrió el de las 12 maratones en un año.

 

¿Por qué ahora «10 años con EM, 25.000km corriendo», qué esperas de este nuevo reto?

Se han dado varias circunstancias, porque no tenía idea de repetir el del año pasado. Fue un año muy duro, ya no sólo por el aspecto físico, sino también por la enorme desgaste que supuso buscar patrocinadores, hacer publicidad de reto y marketing de varias piezas diferentes que diseñé, todo ello con muy poca ayuda.

Sin embargo, el brote de este verano, después de muchos años fenomenal, me hizo «despertar» y volver a replantearme las cosas. Esto, unido al hecho de entrar en contacto con la Fundación GAEM, me ha impulsado a seguir luchando por la visibilidad de la EM.

 

Además de recaudar fondos a través de Mi Grano de Arena, darás tus pasos en «Yo Doy mis Pasos» para la EM. ¿Qué te atrajo de «Yo Doy mis Pasos»? Tres adjetivos con que definirías esta campaña.

Bueno, yo utilizo aplicaciones gratuitas de móvil para visualizar mis entrenamientos. Y cuando descubrí «Yo Doy mis Pasos», no dudé.

Ayudar en una buena causa, sin que te cueste un esfuerzo adicional, creo que es difícil de rechazar.
Me parece una campaña solidaria, accesible e ilusionante.

 

Como te preparas, teniendo en cuenta la enfermedad, por una prueba deportiva? Donde te informes o asesoras si te surgen dudas?

Dependiendo del objetivo a conseguir, así llevo a cabo la preparación. Normalmente salgo 5 días a entrenar y la planificación la hago sabiendo que los martes paro (algún miércoles también porque se alarga la cosa), ya que los lunes por la noche me pincho Avonex y noto los efectos secundarios.

Respecto a los entrenamientos, ya tengo cierta experiencia, pero el año pasado estuve controlado por un entrenador nacional y, en caso de duda, acudo a él. No tengo un equipo de neurólogos que me supervise. Voy a revisión cada 6 meses y cuando comento lo que hago a alguno de los especialistas con los que tengo más confianza, me suelen decir que si me va bien que siga.

 

¿Consideras que hay suficiente información para las personas con EM que quieran empezar a practicar una actividad física?

Como he dicho antes, creo que el tema ha evolucionado bastante y los facultativos asesoran bien. De todos modos, para una práctica más exigente siempre recomiendo el asesoramiento de algún profesional. Conozco demasiados casos de gente que se deja llevar por lo que lee en internet y en la larga lo paga.

 

Comparte con nosotros algo que te haya aportado la EM

El año pasado, con el motivo de «12 Maratones, 12 Meses», conocí a muchísima gente a lo largo del territorio nacional; algunos casos tardaré en olvidarlos, de hecho sigo en contacto con mucha de esta gente. Se me viene a la cabeza la primera maratón del reto, en Murcia, que justo al pasar la línea de meta muy fastidiado, en el suelo, se me acercó un señor, con muletas, que me dijo que tenía EM y que luego de llevar varios días en su casa sin salir, había decidido salir para verme y conocerme. Os podéis imaginar el abrazo que le di, las lágrimas que se me saltaron y la fuerza que eso me transmitió para seguir con el reto.


Notícia relacionada:

«50 media maratones por la esclerosis múltiple, reto solidario por la esclerosis múltiple.