La ansiedad aumenta el riesgo de rebrote en esclerosis múltiple remitente recurrente

La ansiedad y la depresión pueden aumentar el riesgo de rebrote en EMRR, según un estudio

La esclerosis múltiple remitente recurrente (EMRR) es el tipo más habitual de esta enfermedad neurodegenerativa. En la EMRR la enfermedad avanza a través de los brotes, períodos de en los que aparecen nuevos síntomas de la enfermedad. Para reducir el número de brotes existen diversos tratamientos modificadores de la enfermedad. Sin embargo, un reciente estudio ha relacionado la ansiedad en la esclerosis múltiple con un mayor riesgo de padecer brotes.

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España. Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

Publicado en la revista científica Neurology, en el estudio han participado 959 afectados. Los investigadores han analizado el empeoramiento de la enfermedad y el número de brotes en relación con otras condiciones de riesgo, como ansiedad, depresión, obesidad, diabetes y/o migrañas.

Después de más de 3 años de análisis, los resultados han demostrado que las personas con ansiedad tienen más posibilidades de desarrollar brotes; en comparación con personas sin ansiedad pero con otras condiciones. Otro de los factores de riesgo a la hora de sufrir brotes ha sido la depresión.

Uno de los descubrimientos más importantes ha sido comprobar que a medida que se acumulan distintas patologías, aumenta el riesgo de rebrote. Es decir, que una persona que padezca ansiedad, obesidad y diabetes, tiene mayor riesgo de sufrir un brote que una persona con tan solo una de estas condiciones.

Los investigadores indican que estos resultados deben servir para que futuros estudios sobre esclerosis múltiple tengan en cuenta factores externos a la enfermedad; ya que estos pueden influenciar la evolución de los participantes. También han comentado la necesidad de realizar más investigaciones al respecto.

Por último, cabe recordar que muchas de estas condiciones, como la ansiedad en esclerosis múltiple, se pueden tratar. De esta manera, se evita un mayor bienestar general y un mejor pronóstico de la enfermedad, al disminuir el número de brotes.

 

Fuente: Multiple Sclerosis News Today. Imagen: Jude Beck.