La progresión de la esclerosis múltiple depende más del tipo de EM que del sexo de los pacientes

Un estudio muestra que la progresión de la esclerosis múltiple está más relacionada con el tipo de esclerosis múltiple que con el sexo de los pacientes

Según el estudio, «EM recurrente y progresiva: la perspectiva específica del sexo«, publicado en la revista Therapeutic Advances in Neurological Disorders, se observan marcadas diferencias en las características de la enfermedad entre pacientes masculinos y femeninos con esclerosis múltiple (EM), pero son más pronunciadas cuando se comparan los pacientes en subtipos clínicos.

El análisis encontró que aunque las mujeres son más propensas al dolor, la depresión y el deterioro cognitivo tanto en la EM de inicio progresivo como en la EM de inicio recidivante, la diferencia en la progresión de la enfermedad fue más significativa entre los dos subtipos y debe tenerse en cuenta para el tratamiento del paciente.

La progresión clínica de la EM varía de un paciente a otro y se puede clasificar en términos generales según su aparición. La forma más común, que representa el 85% de los casos de EM, es la EM de inicio recidivante o  EM remitente-recurrente (EMRR), que se caracteriza por períodos agudos de exacerbaciones de síntomas seguidos de períodos de remisión. La EMRR surge alrededor de los 30 años y es 2,7 veces más común en mujeres que en hombres.

La EM progresiva (EMP), que representa el 15% de los casos, se caracteriza por síntomas crónicos que empeoran con el tiempo. Por lo general, aparece alrededor de los 42 años y afecta a hombres y mujeres en proporciones casi iguales.

Los investigadores buscaron analizar las variaciones en la progresión de la enfermedad entre sexos y tipos de EM comparando pacientes masculinos y femeninos entre los grupos de EMRR y la EMP.

Los datos de los pacientes se obtuvieron del Registro de la Sociedad Alemana de EM. Se incluyeron en el estudio un total de 18.728 pacientes, con 2,6 veces más pacientes mujeres que hombres.

Entre los participantes del estudio, la edad media al inicio de la EMRR fue de 32,1 años para las mujeres y 33,2 para los hombres, mientras que el inicio de la EMP  fue de 43,3 años para las mujeres y 42,3 años para los hombres. Estos resultados indican, como se esperaba, que el inicio de la enfermedad es considerablemente más tardío en la EM progresiva.

Curiosamente, las pacientes mujeres son solo un poco mayores al inicio de la EM progresiva y ligeramente más jóvenes al inicio de la EMRR, en comparación con los hombres, lo que sugiere que el sexo por sí solo no tiene un impacto significativo en el inicio de la enfermedad.

Los pacientes con EMP, independientemente del sexo, experimentaron una duración más prolongada de la enfermedad y puntuaciones más altas en la escala de estado de discapacidad ampliada (EDSS), que cuantifica el nivel de discapacidad.

Además, los pacientes con EM progresiva tienen muchas más probabilidades de jubilarse antes de tiempo (incapacidad para trabajar debido a la EM), con una tasa del 47% para las mujeres y del 43% para los hombres, en comparación con los pacientes con EMRR, con una tasa del 28% para las mujeres y 24% para los hombres. Entre los pacientes con EMRR, las mujeres se jubilan a una edad más temprana (42,8 frente a 44,2 años en los hombres) y tienen más probabilidades de jubilarse antes que los hombres.

“Los pacientes con EMP se jubilan a una edad más avanzada, pero después de un período de enfermedad mucho más corto que los pacientes con EMRR y en mayor medida”, comentan los investigadores.

Los primeros síntomas experimentados varían según el tipo de enfermedad y el sexo del paciente. Aunque las deficiencias motoras son más comunes en la EM progresiva, los hombres con EMRR son más propensos a experimentar síntomas motores antes, en comparación con las mujeres. En la EMRR y en la progresiva, las mujeres tienen más probabilidades de experimentar síntomas en los ojos, como inflamación del nervio óptico (neuritis óptica) y pérdida de la visión.

La diferencia en los síntomas iniciales es más pronunciada entre los tipos de enfermedades, y las mujeres y los hombres con EMRR  experimentan síntomas visuales más que los pacientes con EM progresiva. De manera similar, los déficits sensoriales fueron más frecuentes en mujeres que en hombres en todos los tipos de enfermedades, pero esta diferencia fue mucho menos pronunciada que entre la EM de inicio recurrente y de inicio progresivo.

El equipo también descubrió que las mujeres tienen más probabilidades de experimentar fatiga, depresión, dolor y deterioro cognitivo, independientemente del tipo de enfermedad, mientras que los hombres experimentan más disfunción sexual.

Los hombres con EMRR experimentan espasticidad, ataxia y disfunción sexual con más frecuencia, mientras que las mujeres experimentan problemas urinarios. Los síntomas comunes de la EM, como anomalías en la marcha, espasmos musculares y rigidez, y degeneración nerviosa, así como síntomas menos comunes, como problemas para orinar, dolor, estreñimiento y alteraciones del habla, fueron más frecuentes en pacientes con EMRR.

Curiosamente, la progresión de la discapacidad no varía significativamente entre hombres y mujeres dentro del mismo subtipo de EM. Por el contrario, los pacientes con EM progresiva alcanzan un nivel de discapacidad lo suficientemente grave como para afectar la vida diaria a una edad más temprana que la EMRR.

«Nuestro análisis muestra que las diferencias en la presentación clínica entre hombres y mujeres con esclerosis múltiple, persisten en los diferentes cursos de la enfermedad», señalan los investigadores. »

 

Leer el artículo completo en MS News Today