Las imágenes de la retina pueden ayudar a identificar el daño de las células nerviosas en la EM

Una técnica de imagen llamada tomografía de coherencia óptica (OCT) podría ser útil para monitorear el daño del sistema nervioso en personas con esclerosis múltiple (EM)

La OCT es una técnica que toma imágenes detalladas de la retina, la parte posterior del ojo que contiene las células que detectan la luz y las células nerviosas que transmiten señales de los ojos al cerebro.

La OCT se puede utilizar para detectar la neurodegeneración (la muerte progresiva de las células nerviosas) en la retina, y actualmente se está investigando su utilidad como herramienta de diagnóstico y seguimiento de la EM, especialmente al comienzo de la enfermedad. Sin embargo, ningún estudio ha determinado aún si la OCT es lo suficientemente sensible como para detectar la progresión de la enfermedad.

Científicos de EE. UU. y Europa presentaron los resultados del ensayo clínico de tomografía de coherencia óptica en esclerosis múltiple (OCTiMS) (NCT02907281), que rastreó las mediciones de OCT en casi 400 participantes durante el transcurso de tres años. OCTiMS fue patrocinado por Novartis.

Su estudio reclutó a 333 personas con EM remitente-recurrente (EMRR), así como a 64 personas sin EM (como controles) en 28 sitios en Australia, Europa y América del Norte.

En todos estos grupos, la edad promedio fue de poco menos de 40 años, aproximadamente el 70% eran mujeres y aproximadamente el 95% eran blancas. La mayoría de los pacientes con EM estaban recibiendo algún tipo de tratamiento. Poco más de 1 de cada 10 participantes en ambos grupos interrumpieron la participación.

 

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España. Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

 

Las medidas de OCT se tomaron al inicio del estudio, nuevamente después de un mes y luego cada seis meses. Los datos sugirieron que las medidas tomadas con un mes de diferencia fueron muy similares, lo que sugiere que las medidas de OCT son altamente reproducibles.

Los resultados indicaron una neurodegeneración progresiva en los pacientes con EMRR. Por ejemplo, durante los tres años del estudio, se evidenció una disminución gradual en el grosor promedio de la capa de fibras nerviosas de la retina peripapilar (pRNFL) y las capas de células ganglionares maculares y plexiformes internas (mGCIPL), lo que esencialmente indica niveles más bajos de células nerviosas y más pobres.

Estas medidas se mantuvieron estables a lo largo del tiempo entre los controles sanos, lo que indica que no hay neurodegeneración.

Se observó una mayor disminución en el grosor de pRNFL y mGCIPL en pacientes con EM diagnosticados más recientemente (tres años o menos) en comparación con aquellos que habían estado viviendo con EM durante más de cinco años. Esto probablemente se deba a que el pRNFL y el mGCIPL son más gruesos al principio de la enfermedad, anotaron los investigadores.

«Este hallazgo sugiere que las medidas de OCT pueden ser más útiles para documentar la neurodegeneración en las primeras etapas de la enfermedad, especialmente porque las medidas de atrofia cerebral por resonancia magnética son menos sensibles en esta etapa«, escribieron los investigadores.

Durante el transcurso del estudio, la disminución promedio del volumen cerebral fue del 1,3% en los pacientes con EM y del 0,5% en los controles. Los análisis estadísticos mostraron que, entre los pacientes con EM, un mayor adelgazamiento de mGCIPL se relacionó con una mayor pérdida de volumen cerebral.

Las disminuciones en el grosor promedio de mGCIPL se correlacionaron con más atrofia cerebral durante el estudio de 3 años”, escribieron los investigadores.

La tasa de adelgazamiento de mGCIPL también se asoció con cambios en la agudeza visual. Las medidas de OCT no se asociaron significativamente con cambios en la discapacidad, la cognición o la calidad de vida. Los investigadores del estudio observaron que los pacientes generalmente tenían una enfermedad bien controlada y que el estado de su enfermedad en general no cambió mucho a lo largo de los años, lo que puede haber limitado el poder estadístico de estos análisis.

Teniendo en cuenta los rápidos avances en las imágenes de OCT hacia una resolución más alta, las medidas de OCT se están volviendo cada vez más confiables, aumentando su potencial para convertirse en una herramienta conveniente para monitorear la progresión de la enfermedad y cuantificar el nivel de neurodegeneración en poblaciones con EM, particularmente en el curso temprano de la enfermedad”, concluyó el equipo investigador.

El estudio, “Tomografía de coherencia óptica en la esclerosis múltiple: un estudio multicéntrico prospectivo de 3 años”, se publicó en Annals of Clinical and Translational Neurology.

 

Leer artículo original en MSNews Today