Un medicamento para el colesterol puede ayudar a reparar el daño de los nervios

El fenofibrato, un medicamento común para el colesterol, puede ayudar a reparar el daño y la parálisis de los nervios

El fenofibrato es probablemente un nombre familiar para muchos pacientes que intentan controlar su colesterol. Sin embargo, un nuevo estudio revela que este medicamento, comúnmente recetado, también puede reparar lesiones importantes de la médula espinal. Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis han descubierto que el fenofibrato tiene el poder de ayudar al cuerpo a curar lesiones, incluso aquellas lo suficientemente graves como para causar parálisis.

¿Por qué las lesiones de la médula espinal son tan devastadoras?

Dañar la médula espinal puede cambiar la vida e incluso puede ser una lesión potencialmente mortal porque interrumpe la comunicación entre el cerebro y el cuerpo. Para empeorar las cosas, los investigadores dicen que las neuronas motoras y sensoriales dañadas en el sistema nervioso central (es decir, en cualquier parte del cerebro y la médula espinal) tienen menos capacidad de curarse en comparación con los nervios en otras partes del cuerpo. Es por eso que las personas que sufren este tipo de lesiones a menudo padecen dolor crónico, entumecimiento y parálisis.

Por otro lado, los nervios sensoriales periféricos (es decir, aquellos que le permiten sentir cosas en sus extremidades) pueden curarse y funcionar nuevamente después de una lesión. Esto explica por qué un corte profundo en la pierna no deja esa zona adormecida para siempre.

 

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España. Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

 

El nuevo estudio ha encontrado que las células de soporte alrededor de estos nervios expresan ciertos genes que promueven la regeneración después de una lesión. Desafortunadamente, las mismas células alrededor de la médula espinal no hacen esto, lo que explica por qué el daño al sistema nervioso central se cura tan mal.

«Cuando la gente piensa en una lesión de la médula espinal, tiende a pensar en parálisis, pero también hay muchos problemas con el procesamiento sensorial y el dolor después de una lesión de la médula espinal«, dice la autora principal del estudio y profesora de neurociencia Valeria Cavalli, PhD. “Abordar esos problemas sensoriales podría contribuir en gran medida a mejorar la calidad de vida de los supervivientes. Nuestros datos indican que el fenofibrato tiene el potencial de activar estas células de apoyo y mejorar la recuperación, lo que significa que potencialmente podríamos reutilizar este compuesto aprobado por la FDA para ayudar a restaurar la función sensorial después de lesiones nerviosas«.

En experimentos con ratones, los autores del estudio encontraron que el fenofibrato ayudó a los animales a regenerar sus neuronas sensoriales dos veces más rápido que los que tomaban un placebo.

Allanando el camino hacia la regeneración

Para descubrir por qué la regeneración difiere en todo el cuerpo, Cavalli y el equipo estudiaron un tipo único de célula que aparece alrededor del sistema nervioso central y los nervios periféricos. Los científicos llaman a estas células neuronas sensoriales de los ganglios de la raíz dorsal.

Las células se juntan en una estructura llamada ganglio que se encuentra cerca de la médula espinal. De cada una de estas células salen «brazos» largos y delgados, llamados ramas de axones, que van en dos direcciones diferentes: una que va al sistema nervioso central y otra que viaja por todo el cuerpo.

A pesar de que estas ramas son parte de la misma estructura celular, el estudio encuentra que terminan reaccionando de manera diferente a la lesión dependiendo de la ubicación del daño. Cavalli y el primer autor Oshri Avraham compararon la expresión génica de cinco tipos de células de soporte ganglionares en ratones lesionados.

Sus resultados revelaron que, después de una lesión, las células de apoyo llamadas células gliales satélite aumentan la expresión de un conjunto de genes llamados vía PPAR-alfa. Esta vía juega un papel importante en el metabolismo de las grasas. Curiosamente, sin embargo, esta respuesta del metabolismo de las grasas solo pareció reparar el daño a los nervios sensoriales periféricos. Además, la vía genética en realidad mostró menos actividad alrededor de las lesiones de la médula espinal.

Entonces, ¿cómo soluciona el fenofibrato esto? Cavalli y Avraham dicen que el fármaco activa la expresión de PPAR-alfa, que parece promover la regeneración en humanos y animales. Los investigadores alimentaron a los ratones lesionados con fenofibrato o un placebo durante dos semanas. Solo tres días después de las lesiones de la médula espinal, los ratones que tomaron el fármaco mostraron el doble de crecimiento en las ramas centrales de los axones de las neuronas sensoriales.

El PPAR alfa solo se expresa en las células gliales satélite, no en las neuronas, por lo que estos resultados nos dicen que dirigirse a estas células de apoyo puede mejorar la regeneración y potencialmente aliviar los síntomas sensoriales como el dolor”, concluye Cavalli. “Nos brinda una herramienta adicional para diseñar terapias para restaurar la función después de lesiones nerviosas. No hemos reparado la lesión de la médula espinal, pero estamos un paso más cerca de descubrir cómo hacerlo «.

 

Leer artículo completo en Studyfinds.org