Diagnóstico y seguimiento de la esclerosis múltiple a través del movimiento ocular

Una startup canadiense está probando una tecnología de seguimiento ocular para diagnóstico y monitorización de la esclerosis múltiple

Las enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis múltiple se caracterizan por un daño progresivo de las células nerviosas que, en última instancia, provoca su muerte. Cada vez hay más pruebas que demuestran que estos procesos neurodegenerativos afectan los circuitos cerebrales del ojo, lo que provoca anomalías en el movimiento ocular y problemas oculares.

Los investigadores han estado trabajando en formas de detectar cambios sutiles en el movimiento ocular que pueden usarse como marcadores para mejorar el diagnóstico o el seguimiento de las personas con enfermedades neurodegenerativas. Estos cambios neurológicos pueden no detectarse mediante resonancias magnéticas y se ha demostrado que los movimientos oculares anormales en pacientes con esclerosis mútiple están asociados con un mayor nivel de discapacidad, lo que sugiere que podrían usarse para monitorear la progresión de la enfermedad.

Innodem Neurosciences,startup con sede en Montreal (Canadá), está desarrollando una tecnología de seguimiento ocular de biomarcadores digitales como una posible forma de diagnosticar y monitorear enfermedades neurodegenerativas. La tecnología ahora se está probando en personas con esclerosis múltiple (EM). “Esta tecnología será altamente accesible y mejorará la calidad de la atención y los resultados de los pacientes, con niveles invisibles de facilidad de uso y rentabilidad para el sistema de salud global”, ha comentado Marc Reeves, cofundador y director comercial de Innodem.

La tecnología patentada de seguimiento ocular de Innodem se aplicó por primera vez a Pigio, una aplicación diseñada para ayudar a las personas que no pueden hablar, debido a problemas de movilidad o afecciones médicas, a comunicarse y navegar por la web mediante movimientos oculares. La recopilación continua de datos anónimos sobre el movimiento ocular de los usuarios de Pigio ayudó a refinar aún más el algoritmo de inteligencia artificial (IA) detrás de la tecnología, lo que permitió la detección de cambios sutiles, pero probablemente clínicamente relevantes, en los movimientos oculares.

La compañía ha estado trabajando con compañías farmacéuticas, profesionales médicos y expertos en inteligencia artificial para desarrollar biomarcadores de movimiento ocular (EMB) confiables y biomarcadores de mapeo de la mirada (GMB) de condiciones neurodegenerativas. Es de destacar que los GBM se refieren a patrones de mirada que se pueden usar para evaluar varios aspectos de la función cognitiva, como la atención, la velocidad de procesamiento y la memoria de trabajo.

Esto resultó en el desarrollo de una aplicación intuitiva, conectada a una plataforma de inteligencia artificial basada en la nube, que captura los movimientos oculares del usuario (además de los EMB y GMB) durante una serie de pruebas que duran unos minutos.

La aplicación se está probando actualmente en personas con síndrome clínicamente aislado (CIS) en un ensayo clínico de varios años en Montreal NEURO. Se pide a los pacientes inscritos que completen pruebas de EMB / GMB quincenales para que los investigadores puedan evaluar en qué punto se produce la transición de CIS a esclerosis múltiple remitente recurrente (EMRR). Innodem espera que los datos del ensayo demuestren que estos nuevos biomarcadores digitales pueden ayudar a medir los cambios clínicamente relevantes de forma precisa y rentable, al tiempo que mejoran la calidad de la atención y los resultados de los pacientes.

En colaboración con Montreal NEURO y una farmacéutica líder, la compañía también planea lanzar un ensayo similar de varios años en el que participen personas con EMRR y EM secundaria progresiva. El objetivo es utilizar la tecnología para rastrear la progresión de la enfermedad, los cambios en la función cognitiva y las respuestas al tratamiento.

Innodem espera que, en el futuro, esta plataforma EMB / GMB ayude a diagnosticar y monitorear con precisión los trastornos neurológicos que afectan los movimientos oculares o la función cognitiva, incluida la EM, el Parkinson o trastornos relacionados, la esclerosis lateral amiotrófica y las deficiencias cognitivas relacionadas con el cáncer.

 

Artículo original en Multiple Sclerosis News Today