Biomarcadores de disfunción mitocondrial y neurodegeneración

Estás aquí:

Desarrollado por:

Logos

Esta investigación se centra en el estudio de biomarcadores epigenéticos en diferentes fluidos corporales en el momento del diagnóstico de la enfermedad y en etapas más progresivas. 

Los biomarcadores epigenéticos mitocondriales (mito-miRNA) son posibles indicadores de anormalidades mitocondriales que podrían ayudar conseguir un monitoreo preciso de la progresión de la enfermedad.  La disfunción mitocondrial y el estrés oxidativo son destacados en la neurodegeneración asociada con la esclerosis múltiple primaria progresiva.

La hipótesis de trabajo es que la identificación de cambios epigenéticos puede facilitar información sobre la manifestación clínica y la progresión de la esclerosis múltiple y ayudar en la toma de decisiones clínicas.

Además, determinar biomarcadores de la esclerosis múltiple podría permitir predecir la evolución de la enfermedad e identificar potenciales dianas terapéuticas.

Estado de desarrollo

Barra idibgi
Estado de desarrollo

Desarrollo del proyecto

Se trata de un proyecto de investigación básica donde se estudian ARN no codificantes procedentes de 15 pacientes recién diagnosticados con esclerosis múltiple y 15 pacientes control; 15 sujetos con esclerosis múltiple primaria progresiva, y 15 con secundaria progresiva, apareados por edad, sexo y nivel de estudios.

La validación de los resultados se lleva a cabo tanto en líquido cefalorraquídeo como en plasma y en sangre de pacientes. Para la detección de biomarcadores epigenéticos circulantes se utilizan técnicas de vanguardia basadas en la secuenciación masiva.

Mediante análisis bioinformáticos, se han seleccionado los 56 mito-miRNAs más relevantes en esclerosis múltiple y se ha determinado su expresión en plasma, suero y líquido cefalorraquídeo de una población de pacientes con esclerosis múltiple con distintos fenotipos utilizando la tecnología Open Array.  

 

Poder predecir mediante una sencilla extracción de sangre cómo evolucionará el paciente, cuántos brotes tendrá y con qué frecuencia sufrirá estos brotes en el curso de la enfermedad, permitirá avanzar en el diseño de tratamientos farmacológicos personalizados que reviertan las alteraciones epigenéticas observadas. Esto ayudará a evitar la reacción autoinmune, la neurodegeneración y, por tanto, la progresión de la enfermedad.

La investigación sobre biomarcadores epigenéticos aportará en la práctica clínica más herramientas para poder predecir la evolución de la enfermedad. El diseño de fármacos dirigidos a corregir la epigenética de las células del sistema inmune permitirá evitar la reacción autoinmune, la neurodegeneración y, por tanto, la progresión de la esclerosis múltiple.

Comité científico GAEM