Reticencias ante la vacuna Covid 19 por parte de los afectados de esclerosis múltiple

La reticencia a recibir la vacuna COVID-19 constituye un problema de salud pública importante

Las series de casos y los registros de EM indican que las personas mayores con esclerosis múltiple (EM), en particular aquellas con enfermedad progresiva y mayor discapacidad, tienen un mayor riesgo de complicaciones por COVID-19.

La vacunación generalizada contra COVID-19 protegerá directamente a las personas inmunizadas y probablemente protegerá indirectamente a toda la comunidad al disminuir la transmisión del virus. Debido a que se desconoce cuántas personas con EM se incluyeron en los ensayos clínicos de vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna, y se excluyó específicamente a las personas que tomaban agentes inmunosupresores, se desconoce la seguridad de las vacunas en la población con EM. Sin embargo, sobre la base de un riesgo teórico bajo y el alto beneficio potencial de la vacunación, un panel convocado por la Sociedad Nacional de EM recomendó encarecidamente que las personas con EM reciban la vacuna COVID-19.

Un obstáculo para la vacunación generalizada contra el COVID-19 es la reticencia ante la vacuna, definida como «retraso en la aceptación o rechazo de la vacuna a pesar de la disponibilidad».

La reticencia ante la vacuna es un comportamiento influenciado por diferentes variables, como el conocimiento, la experiencia pasada, los riesgos percibidos, así como el escepticismo sobre la seguridad y la efectividad de la vacuna, el malestar con las políticas de vacunación y el no percibir la infección como un riesgo considerable.

Las personas con EM pueden estar preocupadas específicamente por los efectos de una vacuna debido a la naturaleza inmunomediada de la EM y la naturaleza inmunomoduladora a inmunosupresora de los tratamientos para la EM. Por lo tanto, evaluar la disponibilidad de la vacuna y comprender las fuentes de la vacilación en las personas con EM puede ayudar a abordar de manera más eficaz a los afectados para fomentar la vacunación COVID-19,  respetando siempre la autonomía del paciente.

 

Fundación GAEM impulsa la innovación biomédica para encontrar una cura para la esclerosis múltiple y mejorar la vida de más de 55.000 personas en España. Apoya su labor de investigación y sensibilización sobre esta enfermedad que no tiene cura.

 

Para conocer la disposición a recibir la vacuna COVID-19, así como los factores que contribuyen a ella, en adultos con esclerosis múltiple (EM), se realizó una encuesta online entre el 1 de diciembre de 2020 y el 7 de enero de 2021 a adultos con EM.

La mayoría de los encuestados eran mujeres (76,1%) y con educación universitaria (64%) con una edad media de 51 años. El 17,8% tenía 65 años o más. La mayoría de los encuestados tenía EM Remitente Recurrente (70,7%) y el 22,2% tenía una discapacidad «nula / mínima», el 29,5% tenía una discapacidad leve y el 21% tenía una discapacidad moderada. En el momento de la encuesta, 110 encuestados (27,8%) no estaban tomando un tratlamiento modificadro de la enfermedad (DMT). En general, 157 (40,1%) estaban tomando un DMT de baja eficacia y 126 (32,1%) estaban tomando un DMT de alta eficacia. El 44,4% de los encuestados trabajaba y el 38,4% trabajaba fuera del hogar al menos el 50% del tiempo.

Los encuestados estaban algo (31,9%), moderadamente (31,9%) o extremadamente (12,5%) preocupados por contraer COVID-19 personalmente, y el 70,1% estaban al menos algo preocupados por tener complicaciones graves si contraían COVID-19. La mayoría de los encuestados estaban mucho más (30,7%) o un poco más (46,6%) preocupados por COVID-19 debido a su EM, mientras que solo el 19,7% informó que sus preocupaciones sobre COVID-19 no se vieron afectadas por su EM.

La mayor proporción (43,6%) de los encuestados no iban a lugares públicos y solo socializaban virtualmente con familiares o amigos que viven fuera de sus hogares, y el 28,7% informó que no iban a lugares públicos pero socializaban con familiares / amigos en cualquiera de los dos hogares.

El ochenta y nueve por ciento de los encuestados informó que sus prácticas y creencias sobre vacunas no habían cambiado debido a COVID-19, mientras que el 9.0% manifestó que tenía más probabilidades de recibir una vacuna que antes de COVID-19. El 2,2% restante tenía menos probabilidades de recibir una vacuna.

 

Resultados

Los resultados mostraron que de 401 encuestados, el 70,1% estaba dispuesto a recibir una vacuna COVID-19 autorizada, el 22,7% no estaba seguro y el 7,2% no estaba dispuesto. La preocupación más frecuente para quienes no estaban seguros era la seguridad de las vacunas. La disposición a vacunarse se asoció con un mayor riesgo personal percibido de COVID-19, aceptación previa de la vacuna contra la gripe, mayor nivel educativo, y si los encuestados habían hablado o planeado hablar de la vacuna COVID-19 con sus neurólogos.

 

Conclusiones
Si bien la disposición a vacunarse contra COVID-19 es alta entre las personas con EM, casi el 30% no desea o no está seguro de ser vacunado. Los neurólogos deben conocer los factores centrados en el paciente asociados con la voluntad de la vacuna COVID-19 y abordar las preocupaciones sobre la seguridad de la vacuna COVID-19 en las conversaciones con sus pacientes con EM que no estén seguros de la vacuna.

 

 

Leer artículo completo en Sage Journals