Cómo combatir el estrés en 3 pasos

El diagnóstico de la esclerosis múltiple puede generar ansiedad y estrés, así que es recomendable conocer técnicas para rebajarlos

Cualquier persona puede sufrir estrés o ansiedad, siendo una reacción habitual después del diagnóstico de la esclerosis múltiple. Los efectos del estrés no son solo psicológicos, si no que afectan al cuerpo, y pueden empeorar los síntomas de la enfermedad, por ejemplo, aumentando la fatiga o la espasticidad.

La sensación de estrés o ansiedad se debe a una reacción del cerebro ante el peligro, que prepara al cuerpo y la mente para enfrentarse a situaciones que ponen en peligro la vida. Sin embargo, en muchas ocasiones no existe tal riesgo físico, y es tan solo una percepción. En estos casos, niveles elevados de estrés y ansiedad son más dañinos que beneficiosos para la salud.

Reducir el estrés diario es fundamental para el bienestar de las personas afectadas de esclerosis múltiple, ya que este puede estar relacionado con la propia enfermedad. El primer consejo para disminuir el estrés es analizar si el origen está bajo nuestro control. Muchas veces aquello que nos provoca ansiedad está lejos de nuestro control, y no podemos hacer nada por ello.

Lo único que está bajo nuestro control son las decisiones y acciones que tomamos cada día; enfocarlas a reducir el estrés, ya sea mediante una dieta sana o una rutina de ejercicios resulta más efectivo que preocuparse durante todo el día.

Otro de los consejos para reducirlo es utilizar técnicas de respiración para relajarse. Los mecanismos del estrés envían cientos de señales de alerta a todo el cuerpo, pero una respiración pausada y profunda puede ayudar a recuperar el control. Al respirar profundamente, llega más oxígeno al cerebro y al torrente sanguíneo, lo cual relaja los músculos y permite al cerebro funcionar mejor.

El tercer consejo puede parecer sencillo, pero es realmente efectivo. Consiste en nombrar 5 objetos a tu alrededor; de esta manera obligamos al cerebro a concentrarse en el presente. Así, el hemisferio izquierdo del cerebro, responsable del razonamiento lógico, recupera el control. A su vez, evitamos perdernos en la marea de pensamientos negativos acerca del futuro, provocados por el hemisferio derecho, responsable de la imaginación.

 

Fuente: Multiple Sclerosis News Today. Imagen: Gift Habeshaw.